sábado, 31 de octubre de 2015

Actualización: SONIC BOOM: Capítulo 50 HD



Hola a tod@s:

Aquí les dejo el capítulo de hoy "Cabin Fever" (Irritabilidad), ahora sí en HD, y avisarles que encontré los capítulos 47, 48 y 49 en HD real; así que ya pueden descargarlos si lo desean. Les mando un saludo enorme, Rinoa83.




viernes, 30 de octubre de 2015

ENCUESTA: ¿Quién debería ser la mejor amiga de Amy?


Hola a tod@s:

Gracias por sus votos, aunque por el concurso lo he tenido que cerrar antes de tiempo. Sin embargo, estaba claro que la mayoría prefería como mejor amiga a Cream the Rabbit sobre Sticks the Badger. Siempre hay que respetar el gusto de todos y, aunque no haya ganado tu favorita, no significa que para ti no sea la mejor opción como amiga.

Estos son los resultados de sus votaciones:

Cream: 62%
Sticks: 38%

Tampoco es que sea una mayoría aplastante, pero la conejita sigue siendo la preferida de los fans de Sonic, ya sea por su antigüedad en el mundo del fandom o porque es simplemente adorable. Así que les paso a contar por encima un poquito sobre ambos personajes y por qué podrían ser las mejores amigas de Amy.

CREAM THE RABBIT

La primera vez que se pudo ver a Cream no fue precisamente en el Sonic Advance como mucha gente suele creer, sino en una galería de arte del juego Sonic Mega Collection. Sin embargo, haría su debut como personaje jugable en  Sonic Advance 2. 

Cream es conocida por ser una conejita adorable y muy educada, siempre se dirige a los demás con cortesía (en japonés el sufijo -san). De hecho, Sonic se queda sorprendido y algo confuso al llamarlo "Señor Sonic". Siempre va acompañada de su fiel chao Cheese, quien también le sirve como arma arrojadiza contra los que la atacan. Sus grandes orejas le permiten volar y defenderse, aunque es un personaje que es todo dulzura. Su nombre le viene por su amor a los helados, le encantan. 

¿Por qué debe ser la mejor amiga de Amy? Es una de las pocas chicas en el canon de SEGA. La primera fue Amy Rose, pero con el tiempo llegaron muchas más. No obstante, es la que mejor se adapta al personaje de Amy. No podemos imaginarnos en absoluto a Amy siendo amiga de Rouge porque es considerada una ladrona, aunque también ayuda si hace falta. Wave tampoco podría ser una buena amiga para la eriza, por ser rivales. Blaze es de otra dimensión y podría ser perfectamente una rival en amores por Sonic, y Tikal es un espíritu. Por tanto, la única amiga que podría tener en el canon es Cream. Además, le sirve para aplacar sus enojos a Amy, ya que Cream no es un personaje violento por lo que contrarresta ese mal genio de la eriza.

Pero, sin embargo, muchos están equivocados a la hora de creer que Cream ve como mejor amiga a Amy, pues la mejor amiga de la conejita es Blaze. Esto no me lo invento, viene en el libro de coleccionista en la Historia de Sonic del 20º Aniversario. 



STICKS THE BADGER

Es el nuevo personaje canon de SEGA, ya que finalmente ha pasado a formar parte de la galería de personajes en su página oficial japonesa Sonic Channel.

Su primera aparición fue en el juego para 3DS de Nintendo, Sonic Boom: El Cristal Roto. Aparte de en la serie homónima: Sonic Boom. Gracias a esta serie ha recibido mucho el cariño de los fans de la saga.

Sticks es una tejona salvaje y algo paranoica, ya que ha vivido toda su vida sola hasta que encontró un grupo de amigos con Sonic y compañía. Su mejor amiga es Amy Rose, pues es la única chica del grupo y con la que tiene mayor afinidad; aunque los chicos también le caen muy bien y les suele seguir el ritmo perfectamente. No se desprende de su búmeran de madera, que es una perfecta arma para derrotar a los esbirros de Eggman (pequeños robots).

Pienso que Sticks es una buena amiga para Amy, ya que parece que ambas tienen la misma edad y, además, la tejona admira mucho a la eriza. Siempre está dispuesta a aprender de ella como sucedió en My fair Sticksy, compartir gustos como en Battle of the Boy Bands o salir como amigas en el episodio de Closed Door Policy. Casi siempre se las ve interactuando juntas y es que ambas son unas grandes luchadoras, siendo personajes muy útiles para el equipo de Sonic.

Amy se siente muy maternal con todos, pero con Sticks es especial porque a pesar de sus ideas extravagantes, paranoias y conspiraciones, la considera una de sus mejores amigas sin cuestionarla.

En fin, como ya dije, cada uno puede pensar lo que quiera y nadie tiene la verdad absoluta. Tenemos que tener en cuenta que son dos cánones distintos y dos universos paralelos; por tanto, tanto una como otra son perfectamente las mejores amigas para Amy.


Espero que se animen a votar para saber quién es el mejor fanart de Halloween, y que hayan disfrutado con esta encuesta.

Saludos, Rinoa83.

CONCURSO DE FANARTS DE HALLOWEEN

Hola a tod@s:

Se ha terminado el plazo para mandar los fanarts, pero no se preocupen porque no será el último y podrán participar más adelante. Ahora les paso a presentar los fanarts de nuestos participantes:


Este es de Alondra, quien nos ha dibujado un sonamy. Amy está vestida como el evento de Halloween de Sonic Runners y Sonic de vampiro. Me gusta mucho el fondo y el sombreado, le ha quedado muy bien.



Ahora tenemos un Slenderman de nuestra amiga, Judith. Este es uno de los creepypasta más famosos de la red y ha sabido combinarlo con nuestro querido Sonic. Un dibujo muy aterrador.



Aquí tenemos a Sonic, Shadow y Amy que seguro van a pedir caramelos por las casas. Gracias por el dibujo a July, te ha quedado muy bonito y original.


Este dibujo es de María, quien ha captado perfectamente ese aura de misterio y tenebrosidad con esos claroscuros. Muy bien conseguido el efecto de la luz en la lámpara.


Nery nos ha dejado esta maravillosa Amy muy típica de México, en plan calaverita. Te han quedado maravillosas las rosas, son preciosas.



Siul se ha inspirado en el Werehog para hacer su dibujo, y tenemos a Amy como su enfermera; así que Sonic no tardará en regresar a la normalidad con tan buenos cuidados.



Este es otro sonamy de nuestra amiga Stephanie, quien nos ha mandado este dibujo un poquito gore con toda la sangre; pero que les queda genial a nuestros protagonistas.


Valentina nos ha mandado a una adorable Sally brujita, le ha quedado realmente bonita y seguro que se está divirtiendo mucho con sus amigos pidiendo dulces.


Y por último, aunque no menos importante, el dibujo de Verónica. Ha querido dibujar a Amy como un angelito, pues aunque Halloween es para pasar una noche de miedo, recordemos que también celebramos a los Santos Difuntos, o sea, a nuestros seres queridos en el cielo. Gracias, Verónica.


Y estos son nuestros participantes, así que ahora les toca a ustedes decidir con sus votos quién será el ganador/a. Tienen hasta el día 1 para votar y también ese día será la entrega de premios. Mucha suerte a tod@s.

Saludos, Rinoa83.

jueves, 29 de octubre de 2015

SONIC UNIVERSE #81 (ESPAÑOL)

Hola a tod@s:

Ya casi termina "La Era de Silver"
En el útimo número todos fueron capturados por El Consejo de ciudad Onyx para su macabro experimento. ¿Podrán librarse de esta?  ¿Qué les espera a nuestros amigos del futuro? Ya pueden leerlo totalmente en español.

Saludos, Rinoa83.
 


miércoles, 28 de octubre de 2015

Minifics: La chica en el espejo (Capítulo 5)

 Fanart por: Leonstar


CAPÍTULO 5


¿Qué era esta sensación tan fría que sentía en mi pecho?
Seguí con los ojos cerrados para evitar que la náusea me invadiera, pues el torbellino de sensaciones que podía experimentar en aquel momento era abrumador. Poco a poco me atreví a abrir mis ojos, y entonces me encontré rodeado de una espesa niebla a mi alrededor. No sabía dónde me encontraba, era como si estuviese...

Me volví rápidamente al notar una figura a mi lado, y entonces la vi. 
Allí parada junto a mí se encontraba la falsa Amy de mis sueños, la reconocía por sus ropas de época. Su mirada seguía siendo igual de fría. No sé qué querría de mí, pero estoy seguro que fue ella la que me arrastró hasta dentro del espejo, pues reconocería este paisaje hasta con los ojos cerrados. Intenté moverme y parecía que nada me lo impedía, así que apreté los puños para intentar hablarle a aquel ser de otro mundo.
- ¿Qué me está pasando? ¿Dónde me encuentro?
- Estás aquí- dijo con una voz susurrante que erizaba el vello- Quiero que te quedes conmigo.
- ¡No!, quiero volver, ¡ahora!- dije furioso.
Ella sonrió con sarcasmo y me señaló a mis espaldas.
- Pero, ¿qué demonios...?
Podía verme a mí mismo tumbado en el suelo de la habitación inconsciente.
- ¿Eso significa que estoy... muerto?
- Aún no- dijo seria-, tu corazón todavía late muy bajo.
- Entonces...
- Lo que acabas de experimentar es un viaje astral, te has separado de tu cuerpo mortal. Eso no quiere decir que estés viviendo una experiencia cercana a la muerte, sólo te he traído aquí conmigo.
- ¿Para qué? ¿Por qué?
- Quiero enseñarte algo- dijo dándose la vuelta para que la siguiera.

Miré una vez más a mi cuerpo y la seguí. De todas formas, estaba en sus manos el poder regresar. 

Nos adentramos cada vez más dentro del espejo. Era como si paseáramos por el mismo bosque que va hacia la pequeña casa de Amy; aunque como en mi sueño era todo de un tono gris. ¿Y si esto sólo fuese un recuerdo del pasado o un sueño nada más?

Nos detuvimos entre unos matorrales y escuchamos risas, cantos e instrumentos del otro lado. La verdad es que estaba curioso por saber quién estaría celebrando una fiesta en aquel extraño paraje. Me asomé con cautela y pude ver un campamento de gitanos. Al menos me parecieron eso por sus ropas harapientas. Miré dudoso a la Amy que estaba a mi lado y ella me indicó alguien que estaba sentado en torno a un fuego. Abrí con sorpresa mis ojos, pues aquel muchacho se parecía mucho a mí. ¿Querría sustituirme por él?, sólo espero que no sea así.

La escena cambió de repente para mostrarme otra un poco más amable. Aquel chico había encontrado a la Amy del espejo en el bosque malherida, y trataba de ayudarla a pesar de la mirada de desprecio que le echaba, tal vez por ser distinto a ella. Sin embargo, aceptó la mano que le ofrecía y ambos desaparecieron entre los árboles. Caminé tras ellos por la curiosidad que me embargaba y pude comprobar que ambos se habían gustado el uno al otro. Entonces empecé a comprender ciertas cosas y por qué me había arrastrado a su mundo. Quería que viera algo en concreto de su pasado.

Todo se volvió muy confuso otra vez, y de pronto vi a un hombre mayor hablar con la otra Amy. Parecía realmente enfadado con su hija, supuse, pues ésta no hacía nada más que gesticular como gritándole por algo que le disgustaba oír. Era como estar viendo una película muda, y con la impotencia de no poder hacer nada para ayudarla. Una figura oscura se paró al lado del hombre, y ella abrió los ojos con sorpresa y horror, meneando negativamente la cabeza. Salió corriendo de la escena que estaba observando.

El cielo pareció oscurecerse a un tono más gris, como si las nubes se juntasen para amenazar lluvia. Un sentimiento extraño me abrumó de tal forma que empecé a sentir un frío intenso. Amy y aquel chico parecido a mí corrían desesperados por el bosque como huyendo de algo que les perseguía. No podía adivinar qué era, pero sus miradas eran angustiosas. De pronto, se vieron rodeados por una multitud encapuchada y ambos se abrazaron. Lo que vi a continuación era demasiado horrible para ser verdad, pues habían agarrado al muchacho que se revolvía furiosamente de sus captores, le pusieron una capucha, lo maniataron y el resto sólo pude imaginarlo, ya que la Amy del espejo emitió un grito de dolor tal que creí que moriría en aquel mismo instante. Era como el grito de una banshee. Su cara desencajada por el dolor, la rabia y el horror no se podrían describir con palabras; era demasiado aterrador.

Retrocedí como para salir corriendo, pero una fuerza invisible me lo impedía. Me quedé estático viendo aquellas atrocidades, hasta que todo se aclaró un poco y pude distinguir entre la espesura de los árboles luces como de antorchas. Seguramente eran los compañeros del chico que venían alertados por los gritos de Amy. Cuando llegaron al claro y vieron la escena dantesca, salieron tras los asesinos del joven para tomarse la justicia por su mano. Sin embargo, la chica permaneció sola en la oscuridad por varias horas hasta que fue encontrada por sus padres, durmiendo sobre el pecho muerto de su amante. Seguramente se volvió loca nada más del sufrimiento, y sentí una gran pena dentro de mí. No sé qué sucedió a continuación, pues la escena se oscureció de repente y giré como en un torbellino de confusión. Escuchaba a alguien decir mi nombre...
- ¡Sonic! ¡Sonic!
Podía escuchar una sirena lejana mientras trataba de recuperar la consciencia.
- Parece que se está despertando- dijo una voz de hombre que no conocía.
- Sonic, ¿me escuchas? ¿Puedes oírme?
- ¿Amy...?
Al fin pude abrir los ojos, y me encontré en la sala de un hospital tumbado sobre una camilla. Amy estaba a mi lado con cara de preocupación, y la voz que había escuchado era la del doctor que me estaba atendiendo en ese momento. No sabía qué me había sucedido, no recordaba nada antes de meterme dentro del espejo. ¿Lo habría soñado todo?

Intenté incorporarme un poco pero me lo prohibieron; aún me sentía mareado y un poco desorientado por lo que había vivido, de una forma u otra.
- Me has dado un susto de muerte, ¿lo sabías?- dijo Amy angustiada.
- ¿Qué me ha pasado?, no puedo recordar nada.
- ¿Al menos recuerdas la tormenta de anoche?- preguntó el doctor.
Yo asentí levemente a pesar de que me dolía todo el cuerpo.
- Un rayo atravesó la ventana de su cuarto- continuó explicando- Es extraño que se metan en las casas, pero puede suceder. Milagrosamente, un enorme espejo le hizo de escudo y la descarga de 300.000 voltios que pudo haberlo matado sólo lo dejó inconsciente. Lo que es más milagroso aún es que pudieran sacarlo a tiempo antes de que se incendiara toda la casa.
- ¿Qué ha dicho?
- Los vecinos te sacaron arrastras- dijo llorosa Amy- ¡Te lo advertí! ¡Esa casa estaba maldita!
- Amy... eso no es cierto.
- No quiero discutir ahora eso- dijo seria- Será mejor que descanses.
- ¿Puede dejarnos solos, doctor?
Éste se fue como le pedí para poder hablarle más tranquilamente.
- Escúchame, no te voy a negar que en esa casa pasaban cosas extrañas. De hecho, viví algo muy raro durante los días que permanecía allí, como una extraña presencia. Creo que era el espíritu de tu abuela que no podía descansar en paz sin que alguien supiera toda la verdad.
- ¿La verdad de qué?- dijo seria.
- Sobre su romance con un chico de otra clase- dije sintiéndome cansado- Me enseñó cómo sucedió todo, lo que tuvo que pasar por amor. Asesinaron al hombre que ella amaba delante de sus ojos, y creo que nunca se hizo justicia.
- Te lo estás inventando.
- No, te lo digo de verdad- le dije mirándola a los ojos- Por eso, es que no podía descansar en paz.
- ¿Y si todo es producto de tu imaginación? ¿Y si...?
- Amy, eras tú la que creías en fantasmas... ¿Qué te sucede?
Ésta se puso muy pálida de repente y se puso en pie de la silla donde estaba sentada. Empezó a caminar nerviosa por la sala, y se detuvo para volver a hablarme.
- Te creo- dijo al fin- Es cierto, aunque no sé cómo diantres lo sabes.
- Me estoy perdiendo.
- Mi abuela dejó una carta escrita culpando a alguien del pueblo por la muerte de un joven; aunque, obviamente, no sabía que eran amantes, y tal vez por ello no tomaron en cuenta su versión.
- O no les convenía porque era de raza gitana el chico, y el otro era de clase alta.
- ¿Qué otro?
- El joven que tu bisabuelo eligió para casar a tu abuela.
- Pero... por lo que sé, mi bisabuelo la casó con un buen hombre y ella aceptó.
- ¿Y si no hubiese sido su primera elección? ¿Y si ese alguien era el verdadero asesino del amante de tu abuela al saber que se fugaban por amor?
- Esto cada vez se pone más raro, Sonic.
- No te preocupes- dije sonriéndole-, ya nada puede asustarte, pues la casa no existe más.
- No sé cómo le vas a explicar todo esto a tu amigo.
- Bueno, tendrá que buscarse otra casa para vivir- suspiré- Lo malo es que yo tendré que marcharme en cuanto salga del hospital porque no tengo donde quedarme.
- Me ofendes al pensar que no tienes adónde ir.
- ¿Quieres que me quede contigo? ¿Y qué dirán los vecinos al respecto?
- Que soy una buena samaritana por cuidarte y darte un techo hasta que estés mejor.
- Gracias, Amy.

Continuará. 

Ir al capítulo Final  

Hola a tod@s:

Pues el minific está llegando a su fin, así que terminará el próximo domingo. Espero que les esté gustando y nos leemos prontito.

Saludos, Rinoa83.

lunes, 26 de octubre de 2015

Mini pizzas de Halloween.


Hola a tod@s:

He encontrado por la red una receta realmente divertida para hacer para Halloween, y así dejamos un poquito los dulces que al final empachan. Se trata de unas mini pizzas como pueden ver decoradas con aceitunas negras a modo de ojitos o arañas.

Ingredientes:

16 obleas de mini pizzas.
16 lonchas de queso mozzarella*
Aceitunas negras
Tomate frito.

Elaboración:

Pueden hacerlas al horno o gratinarlas en microondas, el caso es fundir el queso.
Untamos las bases con el tomate frito, las tiras de queso y decoramos como ven en la foto con arañitas de aceitunas. El cuerpo es una aceituna entera y las patitas se consiguen con medias rebanadas de aceitunas. No tiene complicación ninguna.

* Mozzarella: Es un queso italiano hecho a base de leche de búfala.

Si no encuentran este queso pueden hacerlo con queso cheddar o incluso para sandwich, el caso es partirlo en tiras y que queden como telarañas.


domingo, 25 de octubre de 2015

Minifics: La chica en el espejo (Capítulo 4)


CAPÍTULO 4

Me despedí en la puerta tratando de aparentar normalidad, pues no quería alterar a Amy por algo que posiblemente me había imaginado. Sin embargo, entré con indecisión y mucho sigilo por si de verdad había alguien en aquella casa. Avancé lentamente por cada una de las habitaciones observando que estaban completamente vacías, hasta que llegué a la mitad del pasillo. Justo allí se encontraba la trampilla para acceder al desván de la casa. Era la única zona que todavía estaba sin explorar y donde podía haberse escondido la persona que yo vi a través de la ventana de mi propia habitación. Así que no tenía más opción que armarme de valor y tirar del cordoncito que pendía sobre mi cabeza para subir a investigar. Tragué pesadamente, pues sentía la boca seca y unas escaleras se desplegaron ante mí. 

Muy lentamente, y sintiendo como las tablas de madera viejas crujían a mi paso, fui ascendiendo poco a poco hasta encontrarme en el desván polvoriento. Miré si había algún interruptor para la luz y pude encenderlo sin problemas. Observé que era prácticamente idéntico al de mi sueño, pero menos siniestro. Fui mirando por todos los rincones y no vi absolutamente nada, aparte de muebles tapados con sábanas raídas por el paso de los años. No obstante, me detuve delante de aquel óvalo grande que vi en mi sueño. Era exactamente igual y ahora sentía una curiosidad enorme de saber qué había debajo de la sábana que lo cubría. Extendí mi mano para alcanzarla, cuando di un bote hacia atrás al sentir que algo se había movido detrás mía. Con el corazón acelerado, me alejé y pude comprobar que sólo se trataba del gato de la vecina. Se había colado por una ventana abierta y el muy idiota me había pegado un susto de muerte. Regresé delante de mi misterioso objeto y al fin pude retirar la amarillenta sábana. No se trataba sino de un viejo espejo labrado.

Mi mente se quedó embotada por unos segundos al comprender que acababa de destapar la caja de Pandora. Amy me había advertido que no tuviera espejos en la casa; pero, sin embargo, allí estaba mirándome a uno de cuerpo entero. Aunque tengo que reconocer que aquel espejo era fascinante, pues tenía unos labrados artesanales preciosos en sus bordes, con hermosas guirnaldas de flores hechas a mano, talladas en la madera de caoba. El cristal estaba un poco opaco por el paso del tiempo, con algún pequeño desconchado en su superficie; por lo demás se encontraba en perfectas condiciones. No sé que me impulsó a tomarlo entre mis manos y cargarlo escaleras abajo hasta llegar a mi cuarto. Me maravillaba aquel espejo antiguo y me senté en la cama a observarlo con la vista clavada en su plateada superficie.

De pronto, un extraño sopor se apoderó de todo mi cuerpo y no podía moverme con normalidad. Era muy raro lo que me estaba pasando, pero sentía como que debía acercarme al espejo y mirar desde más cerca; era como si me estuviera llamando con un eco lejano. Mis pies se movían solos, dando una paso y luego otro, y luego otro más hasta casi tocar con la punta de mi nariz el frío cristal. Abrí los ojos con sorpresa al estar tan cerca, pues me estaba pareciendo ver un paisaje gris rodeado de altos pinos oscuros. Al fondo, una pequeñísima figura se encaminaba hacia donde yo me encontraba. Sus pasos eran lentos y mi corazón se estaba acelerando a medida que se acercaba más y más a mí. Casi podía distinguir que aquella extraña figura era una chica, por sus ropas antiguas de mujer. Toda la escena era en blanco y negro como en mis sueños, estaba aterrorizado porque tampoco como en aquella ocasión me podía mover. Es más, estaba como deseoso de atravesar el maldito espejo aunque fuera técnicamente imposible. Apoyé las manos en el cristal y no sentí nada, es como si fuese invisible para mí. Entonces, escuché el timbre del teléfono y me desperté tumbado en la cama con la vista hacia el techo. ¿Todo aquello no había sido nada más que un sueño?... Me apresuré a contestar.

- Dígame.
- ¿Sonic?- dijo la voz de Amy- ¿Te encuentras bien?
- ¿Amy? ¡Oh, sí!, estaba medio dormido ya.
- Te llamaba porque me pareció que cuando nos despedimos te preocupaba algo.
- ¿A mí?, en absoluto.
- No sé, tu cara me decía otra cosa- dijo seria- Era como si hubieras visto un fantasma.
- ¡Qué tontería!, de verdad que me encuentro... perfectamente.
- Bien, entonces sólo... buenas noches.
- ¡Aguarda!
- ¿Sí?
- Me preguntaba si te apetecería salir a dar una vuelta mañana... aunque si tienes cosas importantes que hacer...
- En absoluto- dijo contenta- Podemos comer aquí en mi casa si tú quieres.
- ¿Por qué no mejor hacemos un picnic? He estado mirando por Internet el tiempo y no parece que amenace lluvia para variar.
- Me parece una excelente idea; así que nos vemos mañana.
- Hasta mañana- dije sonriendo para mí mismo.
- Buenas noches, que descanses.

Aún no me podía creer que la hubiese invitado a salir tras tres días de haber enterrado a Sally, pero es que Amy era una chica increíble. Me hacía sentir cosas que nunca antes había experimentado con otra chica, era como si nos conociésemos de toda la vida y podíamos hablar de cualquier cosa.

Me levanté de la cama y fue a cubrir corriendo con una manta el espejo.
Parecía una auténtica locura, pero realmente me estaba dando miedo tenerlo al descubierto y todo por las historias que me habían estado contando. Era obvio que todo lo había soñado y estaba viendo visiones donde no las hay.

A la mañana siguiente, me levanté muy temprano para salir a correr un rato y despejarme un poco de todo lo que había sucedido en aquella sucesión de días. Luego, me aseé y desayuné algo consistente para encaminarme con lentitud a casa de Amy. Quería admirar aquel paisaje otoñal de camino a su casa, pues era realmente hermoso. Me recordaba un poco al del espejo; aunque los colores ocres, rojos y amarillos de las hojas secas de los árboles hacía que el bosque pareciera sacado de algún cuadro y no como aquel siniestro en blanco y negro. Me paré en medio del camino al ver que mi nueva amiga estaba discutiendo en la puerta de su casa con Shadow. Un calor interno se estaba apoderando de mi cuerpo al ver aquella escena, y apreté los puños con fuerza para avanzar más ligero para saber qué estaba sucediendo. Mientras me acercaba pude escuchar lo que estaban diciendo.
- ¡No tienes derecho!- gritaba Amy alterada- ¡Puedo hacer lo que quiera!
- ¿Sucede algo, Amy?
- Sonic- dijo seria- No es nada, Shadow ya se iba.
- No te metas en esto- gruñó- Ni siquiera perteneces a este pueblo.
- Encima de huraño, xenófobo.
Sentí un fuerte golpe en la mejilla izquierda y caí hacia atrás en el suelo cubierto de hojas.
- ¡¿Qué crees que haces?!- le grité- ¡¿Quieres pelea?!
- No tienes lo que hay que tener para enfrentarte a mí.
- ¡Basta!- gritó Amy- ¡Shadow, si no nos dejas en paz voy a llamar a la policía!
- ¿De verdad?- rio- Estoy temblando de miedo.
- Capullo- dije levantándome del suelo para mirarlo con odio.
- Sonic, por favor, entra en mi casa- dijo Amy tirando de mí para retenerme de que no le devolviera el golpe que me propinó.
Shadow apretó los puños con fuerza y se alejó mascullando algo entre dientes, para meterse en su casa dando un fuerte portazo.
Dentro de la casa de Amy, me senté en una silla del salón y ella fue a buscar un poco de hielo para bajar la inflamación del pómulo. Se agachó a la altura de mi cara para ver cómo la tenía de roja e hinchada y se mordió el labio con preocupación. Me sentí realmente mal por cómo habíamos empezado nuestra primera cita. Desvié la mirada para observar a través de la ventana.
- ¿Te estaba forzando a algo?- pregunté serio.
- No, sólo quería saber si iríamos al pueblo hoy- dijo mientras me aplicaba el hielo- Le dije que ya había quedado con alguien y... se puso furioso al saber que eras tú.
- No le caigo muy bien- dije con una pequeña sonrisa-, pero no me importa. 
- ¿Te duele mucho?- dijo en un susurro.
- No, la verdad es qu...
Sentí como me daba un suave beso en la mejilla justo donde me había golpeado ese cretino. Me volví sorprendido hacia ella, para reflejarme en sus verdes ojos y la vi levemente ruborizada. Abrió varias veces la boca como para disculparse por lo que acababa de hacer; sin embargo, se levantó para alejarse de mí y no pude evitar retenerla de la mano. Ambos nos quedamos observándonos en silencio y al menos mi corazón se aceleró al atraerla hacia mí, para tomarla por la cintura y besar sus dulces labios. Me invadió una sensación de hormigueo en la boca del estómago y un vértigo inexplicable al estar besándome con ella en mitad de su salón. Era algo que nunca antes había experimentado con otra persona, ni siquiera con Sally.

Cuando nos separamos finalmente, nos quedamos callados e inmóviles. Ninguno de los dos había planeado aquel momento, y era algo embarazoso con tan poco tiempo de enterrar a mi novia. Sin embargo, me sentía muy en paz y realmente no me importaba estar con ella así. Reconocí en su mirada que ella tampoco se sentía mal y no pudimos evitar caer uno en brazos del otro.

Me desperté sintiéndola a mi lado, y me quedé observando el techo. 
Aquello había sido una completa locura, pues había llegado a aquel pueblo perdido por pura casualidad por culpa de Tails. Sin embargo, era lo mejor que me había pasado en la vida, a excepción de la trágica muerte de Sally a la que siempre recordaría. Ella siempre sería mi ángel de la guarda de ahora en adelante y una gruesa lágrima escapó de uno de mis ojos. Amy se abrazó a mí y apoyó su cabeza sobre mi pecho.
- ¿Te encuentras bien?- me preguntó en voz queda.
- Sí- dije acariciando su espalda- Sólo recordaba.
- La echas de menos, ¿verdad?
- Siempre la recordaré, pero tengo que empezar a vivir mi vida.
- Vaya, parece que ha oscurecido allá fuera.
- No se esperaba tormenta para esta tarde- dije serio-, pero supongo que es la maldición de este pueblo. No puede pasar un solo día sin llover.
- Supongo que se nos acabó el picnic.
- Este ha sido un mejor plan- besándola.

Me despedí de Amy, tras cenar algo con ella en su casa. Me había insistido en que podía quedarme con ella toda la noche pero, a pesar de que lo habíamos pasado muy bien, no me sentía aún preparado para aceptar que estaba irremediablemente enamorada de ella. Además, si vieran los vecinos que pasé la noche entera en su casa, podrían señalarla con el dedo y era algo que quería evitarle; después de todo yo sólo era un forastero como me recordó Shadow. Sonreí internamente al acordarme de él, pues si supiera que estuve con Amy... seguramente explotaría de la rabia.

Entré a la casa de Tails, e intenté encender las luces. No iban- ¡qué extraño!- pensé para mis adentros. Entonces, sentí un fuerte golpe en la planta de arriba. Cogí un paraguas del paragüero que había en la entrada y subí con sigilo para ver qué había sido aquello. Cuando entré en mi habitación no me lo podía creer, mis cosas estaban todas revueltas, las sábanas de mi cama rasgadas y el cristal de la ventana roto por la rama de un árbol. ¿Quién había hecho todo aquello?

La manta del espejo había caído al suelo. Me acerqué pare recogerla y sentí un frío mortal invadirme el cuerpo...- ¡Ya eres mío!

Continuará.

Ir al capítulo 5 

Hola a tod@s, les deseo que tengan un feliz domigo y nos leemos el próximo miércoles.

Saludos, Rinoa83.


sábado, 24 de octubre de 2015

Actualización: SONIC BOOM: Capítulo 49 HD




Hola a tod@s:

Aquí les traigo el nuevo episodio de hoy que se titula "Role Models" (Modelos a seguir). Gracias a Dulce María Brown por encontrar el capítulo sin marca de agua. También les dejo los subtítulos para cuando estén actualizados.

Saludos, Rinoa83.



viernes, 23 de octubre de 2015

REGALO: Fondo de pantalla.

Hola a tod@s:

Ya casi queda una semana para que sea 31 de Octubre, así que deben ir engalanando sus ordenadores para esa fecha y qué mejor que un fondito de Sonic para hacerlo. Espero que les guste y lo guarden entre sus favoritos. Sólo tienen que picar encima de la imagen para guardarlo a tamano real.

Saludos, Rinoa83.
 


jueves, 22 de octubre de 2015

Leyendas Urbanas: Sonic.exe y Tails Doll.

Hola a tod@s:

Les traigo dos leyendas urbanas famosas por Internet que casi todo el mundo conoce, Sonic.exe y Tails Doll. Ambos se consideran personajes malditos basados en juegos de SEGA, donde tras jugar a dichos juegos sus protagonistas mueren misteriosamente.

Más que contarles las historias, quiero que las analicemos desde un punto de vista racional para que no vuelvan a tener pesadillas por las noches. Aun así, si sientes que te dan miedo estos temas puedes abandonar la página cuando te apetezca pues no se obliga a nadie.

Lo primero que tienen que saber es que estas leyendas también se las conoce en Internet como los creepypasta. Creepypastas son historias cortas de horror recogidas y compartidas a través de Internet con la intención de asustar o inquietar al lector. El nombre se deriva de la jerga de Internet «copypaste», que se refiere al texto que ha sido copiado y pegado por los usuarios en los foros de discusión en múltiples ocasiones. Son similares a las leyendas urbanas, aunque no siempre tienden a tomar la forma de texto escrito o narración, algunas creepypastas toman forma de imágenes, videos o videojuegos, supuestamente encantados.

Las creepypastas se presentan en una variedad de estilos, de los cuales algunos son particularmente comunes. Las "Imágenes encantadas" son historias de ficción que incluyen una imagen que se supone perseguirá y atormentará al lector. Los "Episodios perdidos" son historias de ficción sobre episodios descartados de series de televisión, generalmente cartoons. Los episodios perdidos tienen la intención de poner nervioso al lector desviando la conducta usual de los personajes, enfocándose en la muerte, e incluyendo imágenes hiper-realistas de los personajes de la serie. Los rituales son creepypastas sobre procedimientos para invocar entidades o experiencias sobrenaturales.

Fuente: Wikipendia.



TAILS DOLL

La leyenda dice que en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos); una madre llamó a su hijo para que bajara a cenar, pero que éste le pidió más tiempo para jugar a su juego favorito "Sonic R" para la Sega Saturn. El niño estaba obsesionado con desbloquear un personaje oculto llamado Tails Doll, que era una versión de Tails en muñeco de trapo. Cuando la madre al ver que el niño no bajaba a cenar se acercó hasta su habitación; pero al no recibir respuesta entró y se encontró a su hijo tumbado hacia el techo, con espuma en la boca y los labios morados, mientras se escuchaba en la pantalla de televisión el tema de "Can you feel the sunshine?"

El niño, según fuentes policiales, había muerto por un ataque epiléptico, por lo que la policía no investigó más. Como es costumbre en los EE.UU., muchas de las pertenencias del difunto fueron repartidas. La consola pasó a manos de un amigo de la víctima, junto con el maldito juego del Sonic R. Cuando este chico probó el disco que tenía dentro de la consola, vio que su amigo había guardado la última partida con el personaje de Tails Doll. Así que, mientras sonaba el tema de este personaje, "Can you feel the sunshine?", sintió una extraña presencia a su lado. La leyenda dice que si escuchas repetidamente la canción varias veces con la luz apagada, aparecerá Tails Doll para arrancarte los ojos o robarte el alma.

Como ven, todo esto son tonterías porque no va a venir ningún muñeco, ni a salir de ninguna pantalla. Es más, he escuchado infinidad de veces ese tema en mi cuarto antes de dormirme porque tiene una letra maravillosa que me recuerda a Amy, y la esperanza de un día maravilloso sólo por tener a Sonic a su lado.

Puede que tenga una base de verdad, en cuanto a que un niño sufriera un ataque epiléptico por pasar tantas horas delante de un videojuego y tuviera dicha enfermedad. Incluso hoy en día se hacen advertencias de este tipo antes de cualquier partida para evitar esto.

Aquí pueden ver un video sobre el gameplay de Tails Doll, para que vean que se puede jugar con él y no sucede nada. Todo son tonterías de la gente de Internet.


*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*



SONIC EXE

Soy un fan total de Sonic, como mucha más gente, me gustan los juegos nuevos y no me importa jugar los clásicos. No me importa haber jugado juegos con bugs o hackeados, pero no creo que tengas muchas ganas ya, después de lo que me ha pasado…

Empezó una tarde de verano, yo estaba jugando a Sonic Unleashed (me gustaba cómo explorabas las ciudades en él) hasta que me di cuenta de que el cartero había llegado y había dejado algo en mi buzón como siempre. Pausé el juego y fui a ver qué era… Lo único que había en el buzón era una caja de CD y una nota.

Miré primero la nota y me di cuenta de que era de mi amigo Kyle (llamémoslo así), de quien no tenía noticias desde hace dos semanas. Sabía que era él porque reconocía su letra, aunque era bastante rara. Parecía mal escrita y rápido, por lo que era difícil de leer, como si Kyle lo pasara mal mientras lo hacía y se quisiera dar prisa.

Esto es lo que escribió:

"Tom,
No puedo más, me tengo que deshacer de esto como sea antes de que sea demasiado tarde y esperaba que tu pudieras hacerlo por mí. 

Yo no puedo, él está tras de mí, y si no destruyes este CD, vendrá a por ti también, es demasiado rápido para mí.

Por favor, Tom, destruye el disco maldito antes de que venga a por ti también, ya es demasiado tarde para mí.

Destruye el disco y lo destruirás a él también, pero hazlo rápido o te cogerá. No lo juegues, es lo que él quiere, sólo rómpelo.

Por favor…

Kyle”

Desde luego eso ha sido raro. Aunque Kyle es mi mejor amigo y no lo he visto en dos semanas, no hice lo que me pidió. No creía que un simple juego me hiciera algo malo. Después de todo es sólo un juego, ¿no? Pero qué equivocado estaba…

De cualquier modo, miré el disco y vi que parecía no ser más que un simple CD-R con “SONIC.EXE” escrito en él, pero no con la letra de Kyle, lo que significaba que lo habría conseguido en alguna tienda de segunda mano o eBay. Cuando vi “SONIC” me emocioné bastante y lo quise jugar, por algo soy un fan.

Me fui a la habitación, encendí el ordenador, metí el CD e instalé el juego. Cuando apareció la pantalla de título vi que era el primer Sonic, así que genial, porque me encantan los clásicos. Lo primero que noté que estaba fuera de lugar fue al pulsar Start, cuando por una fracción de segundo vi la pequeña imagen convertirse en algo muy diferente, algo horrible, antes de pasar a negro.

Recuerdo qué salió en la imagen antes de cortarse: el cielo se ennegreció, las letras del título se oxidaron y estropearon, el “Sega 1991″ cambió a “Sega 666″ y el agua se hizo roja, como sangre. Pero lo más impactante en ese medio segundo fue lo que pasó con Sonic: sus ojos se hicieron negros con dos puntos rojos mirándome a mí y su sonrisa se hizo más ancha, hasta el borde de la cara.

Fue algo que me descolocó bastante, pero pensé que simplemente sería un error y me olvidé. Después se quedó la pantalla en negro durante unos 10 segundos o así. Entonces otra cosa rara pasó. Apareció el menú de elegir partida guardada de Sonic 3, así que pensé “¿Qué cojones? Si estamos en el primer Sonic.” De cualquier modo, me di cuenta de otra cosa, el fondo era el oscuro cielo nublado de Bad Stardust Speedway, de Sonic CD y sólo había tres partidas guardadas. La música era la acojonante Caverns of Winter de Earthbound, solo que más larga y parecía que estuviera al revés. La imagen que se veía en el slot de guardado era una imagen del nivel en rojo.

Pero lo que más me extrañó fue que al elegir personaje sólo estaban Tails, Knuckles y, para mi sorpresa, ¡el Dr. Robotnik! Ahora ya estaba seguro de que había algo raro. Quiero decir, ¿cómo vas a jugar con Robotnik en un clásico de Sonic?

Ahí es cuando me di cuenta de que no era un juego con glitches, sino uno hackeado.

Sí, realmente parecía hackeado, y era bastante terrorífico, pero como un jugador inteligente, no me asusté (o al menos lo intenté) y me dije a mí mismo que era simplemente un juego modificado, y que no había nada malo en ello. Dejando atrás el miedo elegí el Archivo 1 y elegí a Tails y empecé a jugar. El juego se congeló a los cinco segundos y oí una terrorífica risa saliendo del juego, que sonaba como Kefka de Final Fantasy antes de pasar a negro de nuevo.

La pantalla siguió así otros diez segundos y luego mostró el típico título de cada nivel, con las simples formas con diferentes tonalidades de rojo, y mostrando sólo “HILL, ACT 1″. La pantalla apareció de nuevo con Tails en Green Hill Zone, de Sonic 1. La música era diferente, sonaba como una canción tranquila al revés. Empecé a jugar y a correr con Tails como harías en los juegos antiguos. Lo raro es que aunque iba avanzando, no había nada más que un suelo plano y un par de árboles durante cinco minutos, y fue cuando la tranquila música empezó a ir más lenta y a bajar de tono.

De repente vi algo y me paré a ver qué era. Era uno de esos pequeños animales, yaciendo muerto en el suelo sangrando (ahí fue cuando la música empezó a ralentizarse). Tails estaba en shock y su cara se tornó triste como nunca había visto antes, así que me largué, aunque él seguía con la misma cara. Según avanzaba vi más animales muertos a los que Tails miraba rápidamente, cada vez más preocupado, mientras la música seguía bajando el ritmo.

Un minuto después de que la música parara, Tails estaba subiendo una colina cuando paró. De repente lo vi: Sonic estaba en el otro lado de la pantalla dando la espalda a Tails con los ojos cerrados. Tails parecía contento de ver al erizo, pero su sonrisa cambió inmediatamente, obviamente dándose cuenta de que Sonic no le respondía, como si se olvidara de la presencia del zorro. Tails anduvo lentamente hacia Sonic y me fijé en que ni siquiera estaba tocando mi teclado, parecía una escena del juego.

De repente me empecé a sentir incómodo, según Tails se iba acercando a Sonic para llamar su atención. Sentía que Tails estaba en peligro y algo malo estaba a punto de pasar. Oí un gruñido bastante alto cuando estaban a unos centímetros del otro, cuando Tails paró y levantó la mano para tocar a Sonic. El nudo en mi garganta se hizo más fuerte y sentía la necesidad de decir a Tails que se fuera, según aumentaba el ruido.

En una momento vi los ojos de Sonic abiertos y eran esos negros con pupilas rojas que había visto antes, pero sin sonrisa. Cuando esto ocurrió la imagen pasó a negro y el sonido acabó. Se quedó así unos siete segundos, hasta que aparecieron unas letras blancas diciendo “Hola. ¿Quieres jugar conmigo?”.

Tails parecía asustadísimo ahora. De hecho, me miraba y me hacía gestos, como si quisiera irse de ahí lo más rápido posible. Me estaba empezando a asustar demasiado… Quiero decir, Tails estaba rompiendo la cuarta pared, tratando de decirme que me fuera lo más rápido posible.

De repente oí esa terrorífica risa, esa horrible risa de Kefka… Apenas diez segundos después de haber cruzado el bosque empecé a ver flashes con Sonic apareciendo en cualquier lugar de la pantalla, con esos ojos negros y rojos.

La música cambió a esa melodía cuando estás a punto de ahogarte cuando vi a Sonic detrás de Tails, a punto de alcanzarle volando. Sonic no corría, ¡VOLABA! La pose de volar de su sprite era similar a Metal Sonic de Sonic CD, solo que ahora era sólo Sonic y, de nuevo, sus ojos rojos y negros.

Ahora tenía la cara más desquiciada que había visto, parecía que disfrutara del tormento que estaba dando al pobre zorro, a medida que se acercaba. 

La sangre empezó a brotar de los ojos de Sonic mientras una mueca empezó a aparecer en su cara al mirar al asustado zorro. No podía hacer nada más que mirar. Sonic se lanzó hacia Tails y la pantalla otra vez negra, ahora con un chirrido altísimo durante cinco segundos. Las letras volvieron a la pantalla. Esta vez ponía: “Eres demasiado lento, ¿quieres probar de nuevo?”, acompañadas de esa risa.

Estaba paralizado por lo que había pasado. ¿Había asesinado Sonic a Tails? No, no podía haberlo hecho. Se supone que son los mejores amigos, ¿no? ¿Por qué Sonic querría hacerle eso?

La pantalla de selección de personajes se mostró de nuevo y la partida que tenía a Tails ahora era diferente. Tails ya no estaba en la caja, sino en la propia pantalla, la cual parpadeaba en rojo. La expresión de Tails me aterrorizó, sus ojos, ahora negros, estaban sangrando y su pelo naranja ahora era negro, con una expresión de agonía en la cara. Intentando ignorarlo, elegí a Knuckles.

La risa sonó de nuevo y la pantalla permaneció en negro durante otros diez segundos. Ahora ponía “NO PUEDES CORRER”.

Ahora sí que estaba emparanoiado, no podía saber si era un error, un hack o algún tipo de broma macabra… Pero a pesar de mi miedo a lo que pudiera pasar, seguía jugando.

También me di cuenta de que Knuckles parecía asustado al igual que Tails, aunque no tanto. Era más bien nerviosismo. Rompió también la cuarta pared, como si no estuviera seguro de querer avanzar, pero lo moví de todos modos.

Después de unos segundos corriendo noté hilos de sangre en el suelo metálico, mientras sentía un sentimiento de pánico de nuevo, pensando en que algo horrible le iba a pasar a Knuckles. Parecía mareado de correr por ese camino ensangrentado, pero aun así seguí.

De repente, mientras corría, Sonic apareció enfrente suyo con los mismos ojos de siempre y la pantalla se cubrió de rojo. Cuando desapareció no había más que una pantalla en negro con el texto “¡Te ENcONTrÉ!”.
Volví al menú principal y ahora la segunda partida tenía a Knuckles en la pantalla de la TV, con su roja piel ahora gris, sus rastas chorreando sangre, al igual que sus negros ojos, con una gesto de tristeza en la cara. Empecé a pensar que esos eran los personajes con los que había jugado, ahora atrapados en esas pantallas, pero no lo podía creer… No lo quería creer.

Después de un par de horas decidí continuar jugando. No sabía por qué, pero tenía que saberlo, tenía que averiguar qué estaba pasando… Así que encendí el ordenador, el juego y elegí ahora a Robotnik. Todavía seguía pensando que era raro y un sinsentido el jugar con Robotnik, de cualquier modo lo hice. El título del nivel ahora era “…”, lo cual encontré muy extraño.

Esta vez estaba en una especie de pasillo, no parecía de ningún juego clásico, aunque era también pixelado. El suelo era brillante y a cuadros, las paredes era de un tono morado grisáceo oscuro con velas colgadas y unos rastros de sangre por aquí y por allá, y había una cortina de color rojo oscuro colgando de la parte superior de la pantalla.

Robotnik no parecía tan nervioso como Tails y Knuckles, pero tenía una mirada de sospecha en la cara, como si fuese un poco paranoico. Hacía una pequeña animación cuando no lo movía, giraba la cabeza de izquierda a derecha al menos dos veces y luego encogía los hombros hacia mí, como si no tuviera ni idea de qué estaba pasando.

Aunque por dentro estaba asustado por lo que iba a pasar, continué con Robotnik hacia delante. Hizo su animación de correr habitual (ya sabéis, cuando le derrotas al final del primer Sonic y lo persigues) y siguió avanzando por el pasillo.

Entonces paré ante una larga fila de escaleras hacia debajo. Ahora estaba nervioso, incluso el villano parecía inseguro de sí mismo, aunque le presioné para que siguiera.

Según guié a Robotnik escaleras abajo, noté que las paredes se hacían más y más oscuras y rojizas, y las lámparas rojas desprendían ahora un halo azul. Entonces llegamos a otro pasillo, esta vez más largo que el anterior (o eso me parecía) y después a otro montón de escaleras hacia abajo, mucho más largas. Tardé al menos un minuto en bajarlas.

Y entonces oí esa horrible risa otra vez y la música fue desapareciendo poco a poco hasta que se silenció por completo, así como las paredes se hicieron más oscuras y las luces con llamas negras.
Cuando Robotnik llegó al tercer pasillo me di cuenta de que ahora parecía atemorizado, aunque él trataba de esconderlo. No lo puedo culpar, yo estaba igual.

De repente Sonic apareció a la derecha de la pantalla, al igual que hizo con Knuckles y después la pantalla en rojo. Duró ahora quince segundos y después mostró la imagen más desagradable hasta el momento…

Mostraba un Sonic hiper-realista de pie en la oscuridad, donde sólo se podía ver su cara, mientras que la cabeza y tronco se camuflaban en la oscuridad. Y cuando digo hiper-realista, me refiero a que era tan real que hasta se podían distinguir los pelos de su piel y podías llegar a sentir el pelaje si tocabas la pantalla.

Su cara… dios mío, tenía la sonrisa más terrorífica que había visto nunca. Y teniendo en cuenta la imagen que vi al principio del juego, no es hablar por hablar.

Sus ojos eran anchos y una vez más lloraban sangre (la cual era también hiper-realista) y había dos pequeñas pupilas rojas resplandecientes, apuntando directamente hacia mí, como si mirara directamente a mi mente. Su sonrisa era ancha y demoniaca, literalmente cruzaba la cara de lado a lado, como el Gato de Cheshire pero con unos colmillos muy afilados, como los del erizo-lobo pero con un toque más siniestro, algo amarillentos y con unas manchas de sangre y ligeros trozos de carne en sus labios y dientes, como si hubiera comido algún animal.

Miré aquella espantosa imagen unos treinta segundos, sin quitar la vista de encima. Sentía como me miraba él también, sonriéndome… Esa cara, sólo tardo diez segundos en abrirse paso hasta mi cerebro.

Entonces la pantalla parpadeó, roja, de nuevo tres veces, y a la tercera oí esa risa maléfica de nuevo, ahora más distorsionada, más demoniaca…

Volvió la imagen al juego con un nuevo texto, mucho más sucio y lioso que de normal. Era una de las cosas más horribles que había visto desde que tenía el juego:

“SOY DIOS”.

Cuando leí ese mensaje mientras miraba a Sonic de pronto me golpeó, lo sentí tanto dentro como fuera del juego.

Ese Sonic era un monstruo, un puro demonio, sádico, todopoderoso, espeluznante, demente… y todas sus víctimas, incluidas Tails, Knuckles, Robotnik y seguramente Kyle, eran sus pequeños juguetes, siendo el juego un mero portal entre su caótico y terrorífico mundo y el infierno en el que las víctimas se encontraban presas.

Entonces paró y no se vio nada más que una pantalla en negro. Ahí estaba yo, mirando una pantalla vacía, cuando una última frase apareció: “¿Preparado para una segunda ronda, Tom?

La risa de Kefka, ahora mucho más clara como si Sonic estuviera detrás mío. Tres veces lo oí mientras miraba ese texto entre el shock y la confusión.

Entonces volví al menú principal y vi cómo el tercer slot de guardado tenía una TV con Robotnik dentro, con el mismo estado atormentado que Tails y Knuckles. La piel de Robotnik se había tornado gris, se había caído su bigote y sus gafas, ahora ennegrecidas, se habían roto y manaba sangre de ellas, con nada más que una expresión muerta en su rostro.

Entonces el ordenador se apagó él solo, sin poder hacer yo nada por volverlo a encender. Me quedé sentado unos veinticinco segundos, horrorizado por lo que acababa de pasar.


*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*

Algunas personas tienen una grandísima imaginación para contar historias de terror, pues esto es todo una pura chorrada. Para empezar, si el amigo estaba "muerto" por culpa del Sonic.exe, ¿cómo le envió la carta y el juego? Además, ¿quién le enviaría a su mejor amigo un juego maldito para que también lo poseyera a él? Era más fácil deshacerse del disco por sí mismo.

Los juegos que se pueden jugar en el PC como Sonic.exe, pues son simplemente hacks de la gente que tiene mucho tiempo libre y se dedican a programar esta clase de juegos para que así la leyenda sea mucho más realista; pero les aseguro que los hay hasta con final bueno donde el verdadero Sonic salva a sus amigos, incluido Robotnik. Les dejo el gameplay completo para que lo vean, y espero que no se asusten mucho.

Un saludo, Rinoa83.




miércoles, 21 de octubre de 2015

Minifics: La chica en el espejo (Capítulo 3)

Fanart por Loorelai

CAPÍTULO 3

Aún no me podía creer que Sally hubiera fallecido en aquellas circunstancias, pues para mí seguía estando viva. En cualquier momento iba a telefonearme para saber que estaba bien y que todo aquello no había sido nada más que una terrible pesadilla. Pero nada más lejos de la realidad...

Gentilmente, Amy había decidido por voluntad propia acompañarme de regreso a la ciudad ya que pensaba que no estaba en condiciones de conducir o quedarme solo. A pesar de que sólo llevaba dos días conociéndola, era como si realmente fuera una amiga de toda la vida. No podía estarle más agradecido por todo lo que estaba haciendo por mí sin apenas conocerme.

Durante el trayecto, la mayor parte del camino la pasamos escuchando la radio para distraernos; aunque en las áreas de descanso hablábamos escuetamente sobre el tiempo o qué nos parecía el lugar. No quería tratar aún el tema de Sally, pues tenía que volver a ver a su familia y asistir al entierro. Esa iba a ser la parte más dura de este viaje. No quería despedirme para siempre de ella, de la persona a la que había amado tanto durante tantos años.

Suspiré largamente al ver por fin las luces encendidas de mi ciudad, pues la noche había caído sobre nosotros cuando llegamos a nuestro destino. Le pedí a Amy que se alojara en mi casa, ya que me parecía bastante feo dejarla sola en una ciudad tan grande, por lo que aceptó de buena gana.

Cuando llegamos a mi casa, esta permanecía a oscuras y silenciosa. Se notaba que Sally había salido apresurada, sólo tomando algunas pertenencias. Y su ropa, como de costumbre, andaba desordenada por el salón tras venir del trabajo. Esto fue un duro golpe para mi corazón, pues parecía nuevamente que iba a aparecer por el pasillo de un momento a otro, pero solo estábamos Amy y yo. Le pedí disculpas por todo aquel desorden pero ella le quitó importancia, pues lo único que quería hacer era descansar después de tantas horas de camino.

Le mostré a Amy la habitación que teníamos para invitados y la dejé que se pusiera más cómoda. Sería mejor que llamase a la pizzería más cercana para pedir algo para la cena, pues ninguno de los dos estaba de ánimo para hacer algo más que sentarse y mirar al infinito. Tras cenar, nos quedamos un rato hablando de nuestras vidas y supe que los padres de Amy se habían ido a vivir a la costa, pues el reúma de su padre no podía soportar un clima como el de aquel pueblo; así que prácticamente vivía sola... si no fuera por la presencia constante de su vecino.

Amy se rio de mí al verme tan ofendido por la presencia de Shadow, pero realmente no me daba confianza aquel tipo. Me dijo que a la mayoría del pueblo tampoco, pero que no era malo en absoluto, sólo un poco huraño como casi todos los miembros de su familia.
- Entonces, ¿en realidad te gusta?- dije sin pensar.
- No, nos conocemos desde niños y es, más bien, como un hermano mayor.
- ¿Él lo sabe?
- Supongo que debe darse cuenta que sus intentos de acercamiento hacia mí son en vano. Aun así no es que demuestre tampoco mucho sus sentimientos.
- Empezó a hablarme de tu abuela- indagué para ver su reacción.
- Sí, supongo que quería ponerte al tanto de las historias que corren por el pueblo.
- ¿Qué historias?
- Estoy tremendamente cansada- suspiró- ¿Por qué no lo dejamos mejor para mañana?
- ¿Vas a dejarme con la intriga hasta mañana?
- Me parece que sí- sonrió.
Me encogí de hombros y ambos nos fuimos a nuestras respectivas habitaciones para descansar por aquel ajetreado día. De todas formas, tendríamos que levantarnos temprano para asistir al funeral y ya era bastante tarde en el reloj.

Parecía que el mal tiempo me había acompañado desde aquel maldito pueblo, pues unas nubes grises se asomaban al cielo de aquella triste mañana. Miré a Amy quien ya se había cambiado para acompañarme, pues decía que no tenía otra cosa que hacer. No le di mayor importancia a que me acompañara al funeral de mi novia, pues sólo era una buena amiga y no pensaba en que alguien pudiera malinterpretarlo. Aunque lo cierto es que sí noté ciertas miradas de recelo fijarse sobre ella en el camposanto, pero parecía que Amy no se daba cuenta de nada por suerte.

Una vez que le di el pésame a su familia, y les presenté a mi nueva amiga; nos fuimos a dar una vuelta para almorzar algo. Amy parecía algo taciturna, más de lo normal, y pensé que tal vez sí se fijase en que la habían estado observando con malos ojos.
- ¿Sucede algo?- pregunté indeciso.
- Sólo pensaba en mis cosas- dijo seria- La vida es tan injusta.
- Sí que lo es.
- Siento que hayas tenido que pasar por un trance tan doloroso como este, Sonic.
- Gracias, te agradezco tu comprensión- dije con una sonrisa- Además, al menos estás aquí para acompañarme y lo hace menos duro, de verdad.
Noté un pequeño sonrojo en sus mejillas y se apresuró a beber de su vaso.
- ¿Qué quieres que hagamos?
- ¿Qué?- preguntó dudosa.
- Ya que estás aquí, podemos ir a donde tú quieras.
- Sonic... ¿vas a volver conmigo a casa de Tails?
- ¿Y esa pregunta?- dije mirándola directamente a los ojos.
- Bueno, no quiero molestarte en tu casa, así que he pensado que lo mejor será marcharme...
- ¡No molestas en absoluto! ¿Por qué piensas eso?
- En la escalera de tu bloque las vecinas cuchicheaban...
- Ya ves que viejas chismosas no sólo existen en los pueblos pequeños.
- Tienes razón.
- Quédate un poco más si lo deseas. Luego podremos volver los dos juntos y continuar con mi gran investigación.
- Sonic...- dijo seria- Aún no comprendes que esa casa es peligrosa para cualquiera.
- Si te digo la verdad, estoy empezando a creerte.
- ¿Y eso?
- He tenido sueños extraños con esa casa- dije mirando mi vaso de refresco- Estaba dentro de la casa y escuchaba risas y pasos. Lo último que soñé fue... ¡ah!
- ¿Qué?- dijo asustada.
- ¡Nada!- dije ruborizado- No es más que un sueño.
- ¿Por qué no quieres contármelo? ¿Crees que me voy a asustar?
- No es eso- dije esquivando su mirada- No es nada.
- ¡Está bien!, no te insisto más.
- Te lo agradezco porque no voy a cambiar de opinión- me reí.
Amy me miró como si estuviera loco, pero nada me importaba sino saber la verdad sobre la casa. Además, le había prometido a Tails que me quedaría con él un tiempo para asegurarle que allí no había absolutamente nada de qué preocuparse.

Cuando regresamos a mi casa, no pude evitar interrogarla por lo que estábamos hablando la noche anterior. Me intrigaban las historias sobre aquel oscuro caserón y su familia. Creo que teníamos la suficiente confianza el uno con el otro como para contarme al menos lo que se decía por allí.
- Bien- dijo sentada a mi lado en el sofá-, no sé si serán verdad las historias porque ni siquiera he conocido a mi abuela. Sin embargo, los viejos del lugar dicen que era una mujer hermosa que atraía todas las miradas; pero por algún extraño motivo siempre se la veía muy triste. Unos le achacaban esta tristeza a que mi bisabuelo era muy estricto con ella y debía comportarse como la dama que era, pues mi familia siempre ha sido una de las más adineradas. Otros dicen que es por un amor no correspondido, mientras que otros hablan de una tragedia por amor. No se sabe, la verdad. Sin embargo, mi abuela llegó a casarse con un buen hombre de un pueblo cercano y fueron felices el poco tiempo que vivió, pues al dar a luz a mi madre falleció.
- ¿De verdad?, eso es realmente triste.
- Sí, sólo tengo a mi tío que es mayor que mi madre- dijo con tristeza- Así que muchos piensan que su espíritu vaga sin descanso por la casa para atormentar a aquellos que quieren perturbar su paz.
- ¿Y tú qué crees que es?
- No sé qué podrá ser, pero no creo que mi abuela, que en paz descanse, quiera hacerle daño a la gente. Tiene que ser otra cosa peor, como un demonio o un ente maligno.
- ¿Y si realmente fuera tu abuela?
- Entonces me gustaría ayudarla a alcanzar la paz. No me gustaría que sufriera aún después de su muerte, no te parece.
- Por supuesto- dije pensativo al recordar mi sueño con Sally.
- ¿En qué piensas?
- En nada importante, cosas mías.
Amy me miró dudosa, pero no me hizo más preguntas.

Permanecimos dos días más en mi casa, ya que tenía algunos asuntos pendientes que debía resolver; pero era momento de regresar al pueblo de Amy. Además, la gente seguramente murmuraría de nosotros al ver que no regresábamos y no quería causarle problemas a la chica.

Cuando llegamos, Amy me invitó a ver por primera vez su casa. Era una pequeña casita que estaba casi a las afueras del pueblo. La vista desde allí era impresionante, pues en la parte norte había un gran acantilado que dejaba ver una extensión de terreno enorme a sus pies por donde circulaba serpenteante un río, como una serpiente plateada bajo los tímidos rayos del sol. Era realmente hermosa y no pude evitar sonreír ante tan magnífico espectáculo, pues aquel paisaje no tenía nada que ver con aquel viejo caserón de sus antepasados. Sin embargo, se me fue la sonrisa al ver salir de unas casas más allá la figura oscura de Shadow que venía a saludar a Amy. Seguramente había estado inquieto por su ausencia y se temía que la hubiera secuestrado.
- ¿Os habéis divertido?
- ¿Cómo puedes decir eso?- dijo frunciendo el ceño Amy- Sonic acaba de perder a su novia, ¿cómo piensas que nos hemos estado divirtiendo?
- Porque no creo que hagan falta tres días para enterrar a una persona. Pero si me he equivocado os pido disculpas.
- No te molestes, Amy- dije serio- Sabía que si venías conmigo la gente empezaría a murmurar a nuestras espaldas. Que piensen lo que quieran.
- Exacto- dijo ella cruzándose de brazos- ¿Algo más?
- Te recogí el correo, cuando quieras lo tienes en mi casa- dijo éste dándose media vuelta para marcharse sin decir otra palabra.
- Lo siento- me dijo-, es un pueblo pequeño y todo lo que se salga de lo normal no es bien visto.
- No debes preocuparte, no me ha molestado.
- Entremos dentro, voy a preparar café.

Unas horas más tarde, Amy me acompañó hasta la casa de Tails para despedirse de mí. Seguía viéndose tan ominosa como siempre, a pesar de que ese día parecía hacer buen tiempo. Pero al verla volverse para irse, no pude evitar llamarla por su nombre para que se girara y entonces la abracé en medio del jardín. Me abracé a ella con mucha fuerza para sentir su calor y pude notar el olor que desprendía de su colonia. Era una sensación tan agradable que todo lo demás ya no importaba. Sin embargo, al mirar hacia arriba me llevé el susto de mi vida, pues creí ver una figura en una de las ventanas. Cerré los ojos con fuerza y los abrí para comprobar que allí no había nada de nuevo. ¿Lo habría imaginado?

Continuará.

Ir al capítulo 4  

Más el próximo domingo, un saludo enorme. Rinoa83.



martes, 20 de octubre de 2015

Dedos de Muerto.



Hola a tod@s:

Seguimos con más recetas fáciles para poder hacerlas en su casa y así poder celebrar con sus amigos y familiares la festividad de Todos los Santos. Así que, esta vez, les traigo dos formas muy sencillas de preparar los típicos "Dedos de muerto". Como su nombre indica, lo que queremos conseguir con esta receta es que parezcan dedos amputados. Espero que les guste.

CON PAN DE MOLDE

Ingredientes:

Pan de mondel
Algo para untar: Nutella, crema de queso, mermelada roja (fresa, frambuesa...), etc.
Almendras 
Kétchup

Elaboración:

Untamos las rebanadas con lo que nos apetezca. Una vez que las tenemos untadas completamente, enrollamos sobre sí mismas y si queremos nos podemos ayudar de papel transparente de cocina para apretarlos más. Desenvolvemos y decoramos la punta de nuestro dedo con una gota de kétchup y una almendra, mientras que mojamos el otro extremo en abundante kétchup para que parezca sangre.


CON SALCHICHAS FRANKFURT

Ingredientes:

Salchicas tipo Frankfurt
Kétchup
Aceitunas

Elaboración:

Freímos las salchicas en una sartén, y una vez fritas decorar con el kétchup en la base para la sangre. Para la uña, partimos media aceituna y la colocamos sobre la salchicha.


¡BON APPETIT!






domingo, 18 de octubre de 2015

Minifics: La chica en el espejo (Capítulo 2)


Fanart por Sasisage.


 CAPÍTULO 2

Con el avanzar de la tarde, las nubes empezaron a juntarse nuevamente para volver a diluviar. No podía hacer otra cosa que permanecer mirando a través de mi ventana, viendo caer las gotas de lluvia resbalando por los cristales de aquel enorme caserón. 

Había intentado llamar un par de veces a Sally, pero su teléfono estaba fuera de cobertura o desconectado en aquel momento. Seguramente estaba muy ofendida por no querer volver con ella inmediatamente. Sin embargo, me parecía una casa realmente fascinante y un pueblo bastante pintoresco del que todavía no sabía nada. Por tanto, no iba a marchame de aquí sin tener la oportunidad de descubrir todos sus secretos.

Sonó mi teléfono y corrí a cogerlo para ver si finalmente era ella; pero para mi sorpresa era Tails.
- ¡Hey, hermano!- dije contento- No me puedo creer que te hayas ido sin avisarme.
- Lo siento, fue algo muy urgente- dijo apenado- Quería saber si estabas bien.
- ¿Por qué no iba a estarlo?
- Bueno, esa casa llega a volverte un auténtico paranoico- rio.
- No eres el primero que me lo dice.
- ¡Ah!, ya has conocido a Amy- dijo alegremente- Es una chica estupenda, aunque algo rara.
- ¿De verdad?, no me había dado cuenta- dije con sarcasmo.
- Seguramente estabas más pendiente de lo buena que está.
- ¿Qué?, venga...
- Sé que quieres a Sally, pero hasta yo tengo ojos en la cara- rio nuevamente.
- Bueno, la verdad es que no puedo negar que es guapa.
No pude evitar enrojecer por lo que acababa de decir, si lo supiera Sally...
- Oye, ¿con qué se divierte uno en este lugar?
- Hay un pub en mitad del pueblo. Es el único sitio donde la gente se reúne para tomar algo y charlar de sus cosas, no está del todo mal.
- Iré a dar una vuelta porque estoy algo aburrido aquí.
- Hazlo, y contra más lejos estés de la casa mejor.
- No empecemos con las paranoias...
So-nic...
- ¿Tails?- dije asustado- ¿Me escuchas?
- T-te e-escucho entrecortado.
- Acabo de escuchar un susurro de mujer.
- ¿Q-Qué? N-no te oigo.
- ¡¿Tails?!
El teléfono cortó la llamada antes de poder despedirme de mi mejor amigo. ¿Habría soñado aquella voz que me llamaba por mi nombre? ¿Me estaría volviendo loco como me advirtieron Tails y Amy?

No quería permanecer más tiempo dentro de esta casa siniestra; así que cogí algo de abrigo y un paraguas para dirigirme al pub que me había indicado Tails. Sólo esperaba encontrarlo con facilidad porque estaba cayendo un auténtico aguacero en ese momento, y odio mojarme.

Al fin pude ver el cartel colgante que indicaba que aquello era algún tipo de local, aunque a simple vista era una casa más del pueblo a la que habían aclimatado para poder llamar bar. Empujé la puerta de la calle y accedí al interior. Pude sentir el calor invadir nuevamente mi cuerpo tras calarme hasta los huesos por las intensas lluvias. Todo el pueblo estaba allí reunido hablando en voz alta, bebiendo y riendo ajenos al temporal. Avancé por entre las mesas hasta la barra del pub y miré a mi alrededor con curiosidad. La gente parecía no echarme mucha cuenta, no como por la mañana, así que me volví y pude ver a Amy sentada en una mesa al fondo del local.

No sé por qué pero sentí un intenso calor subirme hasta la cara al contemplarla sentada al lado de su vecino, Shadow. Ambos estaban hablando tranquilamente uno al lado del otro sin percatarse de que los estaba mirando. Me volví rápidamente y pedí algo para beber, tenía la boca seca en aquel momento; cuando sentí un dedo en mi hombro.
- ¡Hola, Sonic!- dijo alegremente Amy quien se había acercado por detrás.
- ¡Ah, hola!- dije- ¿Qué tal?
- ¿Has salido con la tormenta que cae? ¡Estás empapado!
- Sí, el paraguas no hizo mucho efecto- dije avergonzado.
- ¿Por qué no vienes a sentarte con nosotros? Vine con mi vecino, te lo presentaré.
- No, de verdad, yo... no quiero molestar.
- No molestas nada- dijo sonriendo- Vamos.
La acompañé hasta su mesa y el tal Shadow me miró de arriba abajo con seriedad.
- Te presento a Sonic- dijo Amy- Está cuidando de la casa en ausencia de Tails.
- Encantando- dijo escuetamente.
- Lo mismo digo.
- Siéntate con nosotros- dijo tirando de mí Amy- ¿Has cenado ya?, aquí hacen unos perritos calientes que quitan el sentido, ¡lo digo muy en serio!
- Me gustan mucho, sobre todo los picantes.
- Iré a pedirte algo, conozco al cocinero. Ya regreso.
- Así que eres amigo de aquel zorro- indagó Shadow- ¿Te gusta la casa?
- Un poco vieja, pero confortable.
- Amy le tiene mucho cariño a esa ruina, era de su abuela materna.
- ¿Ah, sí?- dije con poco interés- En realidad sólo estoy de paso.
- Mucho mejor para ti.
- ¿Qué quieres decir con eso?- lo miré serio.
- Claro, al ser un forastero no conoces las historias.
- No pienso picar- sonreí- ¿Crees que soy algún tipo de pardillo que se traga las historias de miedo locales para que huya corriendo y te puedas quedar con la chica?
- ¿Qué chica?- dijo serio.
- Nada, se me ha ido la olla, perdona.

Ambos nos quedamos callados mirando alrededor sin prestarnos atención hasta que vimos a Amy regresar con una enorme bandeja que humeaba, emitiendo un delicioso aroma a barbacoa. Se me estaba haciendo la boca agua nada más de lo bien que olía aquello. Se sentó a mi lado y repartió varios hot dogs con su correspondiente guarnición de patatas fritas y bebida.
- ¡Vamos a comer antes de que se enfríe!- dijo dando un bocado al suyo con bastante apetito.
- ¡Guau, esto está de muerte!- dije con la boca llena- ¡Tenías razón, Amy!
- No seremos muy populares, pero no se come nada mal aquí, ¿eh?
- Es un pueblo bastante tranquilo, y seguro que es hasta bonito en días soleados.
- Por supuesto, podríamos quedar los tres para dar una vuelta.
- Sí, si a Shadow no le importa.
No nos prestó ninguna atención.
- No te preocupes por él, es un huraño- dijo sacándole la lengua cómicamente.
- Entonces, cuando queráis- dije dando un gran bocado a mi perrito.
Amy se me quedó mirando con atención, lo que me provocó cierta incomodidad al intentar no mirarla fijamente a ella. Me sudaban las manos nada más de tenerla cerca, pero ¿por qué me atraía tanto? Justo en ese momento, se fue acercando lentamente hacia mí por lo que me eché hacia atrás instintivamente, mirándola perplejo.
- Lo siento, sólo quería limpiarte una mancha de kétchup que tienes en la mejilla.
- ¿Qué?- dije sorprendido limpiándome yo mismo.
- No pretendía tomarme esas confianzas contigo, perdóname.
- ¡N-no importa!- dije ruborizado- ¡No tienes por qué disculparte!
- Amy, ya es bastante tarde por hoy- dijo Shadow levantándose- Será mejor que te despidas.
- ¿Podemos llevarlo hasta la casa en coche?
Shadow se encogió de hombros y nos levantamos los dos para marcharnos.

Durante el trayecto permanecimos callados, sólo escuchando el golpeteo de la lluvia contra el techo del coche y la gravilla crujir debajo de las ruedas. Cuando llegamos a las puertas de mi nuevo hogar, Amy se bajó conmigo del coche; aunque le insistí en que no tenía que acompañarme hasta la entrada. Sin embargo, parecía deseosa de hablar conmigo en privado.
- Bien, suéltalo- le dije sin reparos.
- ¿Seguro que estarás bien?- dijo preocupada- Puedes quedarte en un hostal o incluso puedes... venir a mi casa si no tienes dinero.
- Te lo agradezco mucho, pero es una tontería pensar que algo malo me va a pasar por quedarme en la casa de tu abuela- dije viendo su cara de sorpresa- Me lo acaba de contar Shadow, aunque sin los detalles. Seguramente quería asustarme para que me largase de aquí.
- Sí, sólo quiere protegerme.
- ¿Sólo es eso?- dije serio.
Amy me miró ruborizada y se volvió hacia el coche que estaba aparcado con las luces encendidas más allá de la valla del jardín. Shadow no nos quitaba la vista de encima.
- Es un buen chico, y sólo lo quiero como amigo.
- ¿Por qué me parece que el sentimiento no es mutuo?
- Sé que yo le gusto, pero...
- No importa- le detuve- Eso deberías aclararlo con él y no conmigo.
- Cierto- dijo apenada.
- Mejor despedirnos por hoy, está lloviendo y Shadow estará de los nervios.
- No me importa él- dijo seria-, sino tú. De verdad que no comprendes que sólo quiero protegerte de esta maldita casa. Por favor, hazme caso antes de que sea demasiado tarde, Sonic.
- Amy...
El claxon sonó con insistencia sacándonos de nuestro mundo, y Amy tuvo que despedirse corriendo para no hacer enfadar a Shadow antes de que se fuera sin ella. Yo me quedé mirándola hasta que se hubieron marchado y entonces entré a la casa.

Al entrar, sentí un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo, pues la casa permanecía muy silenciosa. Me parecía que las sombras se movían a mi paso atravesando las estancias por donde pasaba. Me estaba volviendo tan paranoico como Tails; pero lo achacaba a la sugestión por la insistencia de Amy de que me fuera de la casa de sus antepasados. Allí no estaba nada más que yo, por lo que no había nada que temer. Me sentía tan cansado por ese día que decidí irme pronto a la cama, pues de todas formas no había nada que ver en la televisión a esas horas.

Esa noche también tuve sueños realmente inquietos, pues volví a encontrarme dentro de la casa. Sin embargo, permanecía en mi habitación tumbado sobre la misma cama. Escuchaba unos leves pasos acercándose hacia mí, hasta detenerse en el umbral de la puerta. No podía moverme para ver quién andaba ahí, y me empecé a asustar. Quería gritar por auxilio pero tampoco pude, estaba a merced de aquel ser que no tenía aún forma definida. De pronto, sentí nuevamente pasos cada vez más cerca de mí. Cerré los ojos con fuerza para no mirar, y entonces sentí un leve roce en mi cara. Me eché a temblar como una hoja mecida por el viento, y escuché una dulce voz que me hizo abrir los ojos con sorpresa- Sonic- Sentí sus labios sobre los míos, no me podía creer que aquello estuviera pasando en mi habitación. Amy estaba allí echada sobre mí, con una sonrisa en sus labios, mirándome desde lo alto. Seguía sin poder moverme o hablar, pero en ese instante apenas me importaba nada sino tenerla tan cerca de mi cuerpo. Mi corazón empezó a latir a mil por hora, estaba soñando, tenía que estar soñando...- ¡Sonic, despierta!- dijo una voz muy conocida para mí. Era Sally quien se veía con cara de preocupación y muy triste. Reaccioné y desperté con la respiración agitada y muy sudoroso. ¿Por qué había soñado todo aquello? ¿Qué me estaba pasando?

Rápidamente, marqué el número de Sally para poder hablar con ella; pero nuevamente estaba apagado o fuera de cobertura. Seguramente la lluvia impedía poder comunicarme con ella, tendría que intentarlo por la mañana. Así que me levanté y fui a calentarme un vaso de leche, pues me sentía frío como un témpano de hielo. Me senté a mirar la televisión apenas sin prestarle atención hasta que caí rendido en el sofá y me dormí hasta por la mañana. Cuando eran más o menos las diez, me despertó unos golpes a la puerta de la entrada y fui a abrir, para ver que era un agente uniformado.
- ¿El señor Sonic the Hedgehog?
- Sí, soy yo- dije preocupado.
- Siento comunicarle esto, pero ¿conoce a una chica llamada Sally Acorn?
- E-es mi novia- sentí un escalofrío recorrerme de arriba abajo- ¿Qué sucede?
- Me temo que su novia sufrió un accidente de tráfico...
- ¡No siga, por favor!
- Lo lamento.
No me sostenían más las piernas y grité desesperado entre lágrimas al comprender que Sally había muerto en la carretera. El agente me comunicó que la encontraron cerca de la entrada del pueblo. Su coche había volcado por unos desprendimientos en la ladera de un cerro que conduce hasta aquí, y su coche se había salido fuera de la calzada. Nada se pudo hacer por salvarle la vida a la chica que amaba. Cuando al fin pude calmarme, el policía me habló nuevamente.
- Tendrá que venir conmigo para reconocer el cadáver de la chica.
- No puedo...- dije tembloroso-, no quiero verla así.
- Es necesario para identificarla.
- Sonic- dijo una voz conocida-, ¿qué pasa?
- ¡Amy!- dije abrazándome a ella con fuerza- Sally está...
- Debes calmarte, Sonic- dijo apenada- Iré contigo si es necesario.
- Gracias.
- Vine a invitarte a comer, pero... creo que no es buen momento.
- Has llegado en el mejor de los momentos, no sé qué haría solo.
Amy me miró con tristeza. Ella me comprendía en silencio y no habló respetando mi duelo.

Fue realmente duro tener que entrar al tanatorio, y más reconocer el cuerpo de la chica a la que había amado con todo mi ser. La vida era muy injusta, ¿por qué tenía que morir un ser tan bondadoso como ella? ¿Por qué tenía que dejarme solo y desamparado en este mundo? ¿Qué haría ahora que ya no la tenía más a mi lado? ¿Por qué tuvo que venir hasta aquí para darme una sorpresa con el mal tiempo que hacía? Sólo, por qué...

Continuará.

Ir al capítulo 3  

Espero que les haya gustado el capítulo de hoy, y actualizaré tan pronto como me sea posible.

Saludos, Rinoa83.