jueves, 13 de julio de 2017

Tradiciones: Tanabata (Festival de las Estrellas)

 
Hola a tod@s:

Hace poco se celebraba una de las fiestas más reconocidas en Japón, y esa es la fiesta del Tanabata o Festival de las estrellas. Su celebración viene a raíz del mito de Orihime (Vega) y Hikoboshi (Altair), quienes eran dos amantes que sólo se podían ver una vez al año. Este mito proviene de una fiesta china llamada Qi Xi, pero los japoneses la tomaron como suya adaptándola. Se empezó a celebrar en del período Edo de forma generalizada y consistía en una celebración para pedir que las mujeres fueran mejores en la costura y los hombres en la caligrafía. Esta costumbre aún se mantiene gracias a pedir deseos y colgar los papeles de colores (tanzaku) en una rama de bambú. Posteriormente, las ramas de bambú son lanzadas al río o quemadas después de la celebración del Tanabata. Muchas chicas aprovechan para pedir que el chico que les gusta les haga caso.

 Fanart: ひさがわ

La festividad de Tanabata se celebra el séptimo día del séptimo mes, por lo que coincide con el verano. Normalmente se celebra el 7 de Julio siguiendo el calendario gregoriano (nuestro calendario), pero en algunas zonas todavía es tradición hacerlo por el calendario lunisolar y, por tanto, no siempre cae en la misma fecha. Aunque, normalmente, por este calendario suele caer en agosto y sigue siendo un festival de verano.

A continuación, les voy a dejar el mito de Orihime y Hikoboshi para que conozcan la leyenda, por qué se celebra en honor a las estrellas y sepan el verdadero significado del Tanabata.

LA PRINCESA Y EL PASTOR

Orihime (織姫, la Princesa Tejedora) era la hija de Tentei (天帝, el Rey Celestial). Orihime tejía telas espléndidas a orillas del río Amanogawa (天の川, la Vía Láctea). A su padre le encantaban sus telas, y ella trabajaba duramente día tras día para tenerlas listas, pero a causa de su trabajo la princesa no podía conocer a alguien de quien enamorarse, lo cual entristecía enormemente a la princesa. Preocupado por su hija, su padre concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (彦星, también conocido como Kengyuu, 牽牛), un pastor que vivía al otro lado del río Amanogawa. Cuando los dos se conocieron se enamoraron al instante y, poco después, se casaron. Sin embargo, una vez casados Orihime, comenzó a descuidar sus tareas y dejó de tejer para su padre, al tiempo que Hikoboshi prestaba cada vez menos atención a su ganado, el cual terminó desperdigandose por el Cielo. Furioso, el Rey Celestial separó a los amantes, uno a cada lado del Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime, desesperada por la pérdida de su marido, pidió a su padre el poder verse una vez más. Su padre, conmovido por sus lágrimas, accedió a que los amantes se vieran el séptimo día del séptimo mes, a condición de que Orihime hubiera terminado su trabajo. Sin embargo, la primera vez que intentaron verse se dieron cuenta de que no podían cruzar el río, dado que no había puente alguno. Orihime lloró tanto que una bandada de grullas vino en su ayuda y le prometieron que harían un puente con sus alas para que pudieran cruzar el río. Ambos amantes se reunieron finalmente y las grullas prometieron venir todos los años siempre y cuando no lloviera. Cuando se da esa circunstancia, los amantes tienen que esperar para reunirse hasta el año siguiente.

Fuente: Wikipedia

Como os podéis imaginar, celebran con una verbena esta maravillosa festividad: puestos de comida, decoración por las calles, comidas especiales, ramas de bambú cargadas de deseos...  Y también tienen una canción popular cortita que habla sobre el Tanabata y que se la dejo a continuación porque me pareció muy bonita y curiosa.



Espero que hayan aprendido un poco más sobre esta bellísima fiesta y que, por supuesto, se cumplan todos sus deseos. Nos leemos el próximo jueves con más tradiciones de Japón.

Un saludo, Rinoa83.

2 comentarios: