sábado, 30 de abril de 2016

Sonic X: Capítulos 45 & 46 (Sub. Español)



Hola a tod@s:

Como cada sábado, les traigo los capítulos de Sonic X para que puedan volver a recordarlos o verlos por primera vez. Continuamos con el juego Sonic Battle y el robot Emerl, quien tiene la habilidad de copiar las técnicas de sus enemigos. En esta ocasión les dejo con los episodios "Sonic Battle-¡Enfrentamientos!" y "Sonic Battle-¡Finales!". Espero que los disfruten y nos leemos el próximo sábado.

Saludos, Rinoa83.






viernes, 29 de abril de 2016

SONIC UNIVERSE #84 (ESPAÑOL)

Hola a tod@s:

Continuamos con "Los Doce de Eggman" en el nuevo Sonic Universe. Donde el Dr. Eggman ha reclutado a todos sus Egg Jefes para recuperar su refinería de energía de Dark Gaia de las garras de los gemelos Naugus. ¿Qué sucederá? ¡Pueden leerlo ya!



miércoles, 27 de abril de 2016

NOTICIAS: Nintendo anuncia fecha para la NX




Hola a tod@s:

Nintendo acaba de hacer un anuncio oficial sobre el futuro de la compañía con respecto a sus juegos y consolas.

Ha caído como una bomba el hecho de que, al anunciar el nuevo retraso de Zelda U, sea también para la nueva consola NX de Nintendo. Esto sucederá en Marzo de 2017, lo que significa que estamos a menos de un año para tener a la venta la nueva sobremesa de la compañía nipona.

No han dado más detalles acerca de la misma, ni siquiera se anunciará en el E3. Lo único que aseguran es que no sustituirá a la Wii U ni tampoco a la 3DS (o sea, que no es su sucesora). No obstante, esto no quiere decir que no sea el fin para ambas. Una cosa es no ser la "sucesora" porque afirmen que es algo totalmente nuevo, y otra cosa es que no vayan a desaparecer del mercado. De hecho, ya se rumorea que para 2018 se acabará la producción de Wii U.  

¿Cómo nos puede afectar esto a los seguidores de Sonic?

Pues si han retrasado lo nuevo de Legend of Zelda, esto también podría suceder incluso con el título de aniversario de Sonic. He visto los listados oficiales del mes de Abril para los lanzamientos tanto en Wii U como en 3DS y, de momento, sólo se esperan los juegos ya confirmados: "Sonic Boom: Fuego y Hielo" y el "Mario & Sonic en los Juegos Olimpicos de Río 2016".

Puede que aún sea muy pronto para hablar del lanzamiento de aniversario, pero viendo que un súper ventas como Zelda se retrasa para el año que viene por esperar a una consola con "mayor capacidad" y se compare al menos a XboxOne y PS4... pues me temo lo peor. Y eso que soy una de las afectadas porque tengo la Wii U.

De todas formas no perdamos la esperanza y veamos lo que sucede en estos meses. Puede que SEGA no haya querido dar nombres por si, efectivamente, se filtraban las listas de juegos y revelaban el nombre antes de tiempo. Todo puede ser y esto sólo son especulaciones mías; así que pido tranquilidad. Cuando se haga un anuncio oficial por parte de SEGA y para qué consolas saldrá se los haré saber.

Un saludo, Rinoa83.


NOTICIAS: Estreno de nuevos capítulos de Sonic Boom Latino.



Hola a tod@s:

Buenas noticias, al menos para los mexicanos, pues están volviendo a pasar nuevos episodios de Sonic Boom. Y tenemos que darle las gracias a Jorge Bringas por estar pendiente de las últimas noticias sobre el erizo. Les dejo con un mensaje que dejó en su Facebook.

Hola, chicos, ¡buenas noticias con respecto a Sonic Boom! Ya me confirmó tanto un seguidor de Sonic, Carlos Pachecho Cruz, como un amigo de ANMTVLA que se están estrenando más capítulos de la serie, por CN, después de un buen rato de puras repeticiones. 

Mi contacto en ANMTVLA me dice que para el mes de mayo, se estrenarán para el feed de México, capítulos como:

- Batalla de Las Bandas (Boyband Battle) y ese es uno de mis favoritos
- Modelos Ejemplares (Role Models)
- No Se Permiten Robots (No Robots Allowed)
- Venganza de Año Nuevo (New Year's Retirbution)
- Incendio en el Taller (Fire in a Crowded Workshop)
- El Amor de Tails (Tail's Crush)
- Compañeros de Cachorritos Hermositos (Fuzzy Puppies Buddies)
- El Próximo Máximo Villano (Next Top Villain)
- Contraproducente (Counter Productive)
- Héroes Designados (Designated Heroes)
- Conflictos por Encierro (Cabin Fever) otro de mis favoritos
- Y el tan esperado capítulo de Shadow. 

Ya se estrenó también el capítulo "No fui yo, fue el Erizo Mecánico" (It Wasn't Me, It Was the One-armed Hedgehog)... En algunos casos se estrenarán 2 capítulos seguidos mientras que en otros, uno será estreno y el otro será alguno de los ya transmitidos.

Lo no tan bueno es que esto sólo es para el feed de México, mientras que para el resto de latinoamérica aún no se tienen fechas de estreno. Pero estaré informándoles... ya que como siempre, con CN todo es de imprevisto xD

¡Saludos!
Espero que estas sean buenas noticias para todos y, finalmente, CN Latinoamérica haga las cosas bien. De todas formas les estoy dejando los capítulos en castellano para que no tengan que estar leyendo los subtítulos, así se les hará más corta la espera.

Un saludo, Rinoa83.

martes, 26 de abril de 2016

Minific: Lo que más deseo (Capítulo 5)


 Fanart Anónimo


CAPÍTULO 5


No podía ser verdad que Amy se tuviera que ir tan pronto cuando acababan de llegar. Sin embargo, la chica subió al helicóptero y se despidió de Sonic sin poder evitar hacer nada por cambiar la situación. Aquello había sido un duro golpe a su ego, y se juró averiguar qué era lo que quería ese tipo de Amy, ya que parecía no querer dejarla acercarse a nadie a más de diez kilómetros a la redonda.

Se dirigiró veloz hacia Mobotrópolis y fue directo a casa de Tails para ver qué es lo que había podido averiguar mientras estuvo ausente. Cuando el zorro lo vio, le hizo pasar inmediatamente pues había descubierto algo que lo había dejado muy sorprendido y desconcertado.

- No te lo vas a creer pero, parece que tú tenías razón, hay algo extraño en estas grabaciones.
- Lo sabía- dijo Sonic entusiasmado- ¿Qué es lo que has podido descubrir?
- Siéntate aquí y ponte estos auriculares en las orejas.

Sonic hizo lo que le pedía su amigo y se los colocó para escuchar aquello que le tenía que mostrar. Escuchó atentamente y notó un pequeño zumbido molesto en las orejas. ¿Qué se suponía que era aquello? ¿Para qué era ese sonido tan agudo? ¿Tortura?

- Dime, ¿qué estamos escuchando?
- Lo que oyes es una onda ultrasónica capaz de manipular la mente del que la escucha- dijo serio Tails- Creo que a través de la música grabada por Amy nos han lavado el cerebro para que nos volvamos locos por ella y compremos sus discos y vayamos en masa a sus conciertos.
- ¡Lo sabía!- exclamó Sonic- Estaba seguro que Amy no podía provocar en la gente tal admiración. No es que no la haya oído cantar antes y lo haga mal, pero tampoco es para volverse loco por ella.

Tails se rio ante ese comentario y estuvo de acuerdo en ir a verla más tarde. No podían permitir que siguieran manipulando a la gente de aquella manera, no era legal. Sin embargo, por otra parte, Sonic pensó que tal vez ella fuera feliz ahora con su nueva vida y no quisiera perder a sus fans. Pero, ¿qué podían hacer? Era todo una mentira, una simple ilusión.

Por su parte, Amy se encontraba en el castillo de los Acorn para que la recibieran en audiencia. Sally había insistido mucho en querer hablar con ella y no se podía negar, era de la realeza. Además, Shamal estaba atento a todos sus movimientos, no podía hacer lo que le viniese en gana. Así que se puso sus mejores galas y fue sin perder tiempo a reunirse con sus Majestades. Cuando llegó, Sally fue corriendo a verla y la abrazó como si hubieran sido amigas de toda la vida. Aquello estaba siendo realmente incómodo para Amy, pues siempre la había visto como una rival en amores y no una verdadera amiga.

- ¡No sabes las ganas que tenía de verte, Amy!- dijo tomándola del brazo- ¡Tenemos que hablar de tantas cosas! ¡He estado escuchando tu música y me parece que tienes un gran talento! ¡Nunca pudimos imaginar que llegarías a ser una estrella!
- Gracias, Sally- dijo apurada- ¿Dónde vamos?
- Al jardín, allí estaremos más cómodas para hablar de nuestras cosas.
- Bien- contestó dejándose guiar.

Ambas salieron a la amplia terraza llena de bellas fuentes de piedra, jardineras y un enorme velador preparado para el almuerzo. Iban a ser servidas por los lacayos de los Acorn y Amy se sintió algo abrumada al ser tratada como parte de la realeza.

- No me imaginaba que esto fuera así- dijo mirando a su alrededor- Debes sentirte muy afortunada al tener tantos sirvientes a tu disposición. Y un palacio por casa...
- No creas- dijo mirando a otro lado- La vida no es tan maravillosa cuando eres una princesa.
- ¿Ah, no?
- No. Ser princesa implica una gran responsabilidad- dijo bebiendo un poco de zumo- Tienes muchos deberes, debes atender amablemente a tus súbditos, tienes que saber cuál es tu lugar. ¿Entiendes?
- No sabía que tuvieras tantas responsabilidades siendo tan joven, Sally.
- Pues ya ves- dijo sonriente- Pero mejor hablamos de ti. ¿Qué sitios has visto ya? ¿Has conocido a algún admirador guapo?
- La verdad- dijo ruborizada- no es que tenga mucho tiempo para conocer realmente a las personas que se me acercan en los conciertos o firmas de discos. Normalmente estoy con mi manager o en el hotel encerrada para evitar problemas.
- Eso no parece ser muy divertido que digamos- dijo seria- ¿De verdad que no te gusta ningún chico?
- Por favor, no me preguntes eso- dijo apurada.
Sally se le quedó mirando atentamente y después hizo una mueca como de comprensión.
- Te sigue gustando Sonic, ¿no es eso?

A Amy se le iba a salir el corazón del pecho, sólo quería irse de allí corriendo a velocidad supersónica o que la tierra se la tragase en ese mismo instante. ¿Qué iba a hacer ahora?

- No te apures- dijo con tristeza Sally- Sonic y yo... lo hemos dejado.
- No es que yo... ¡¿Qué?! ¡¿Lo habéis dejado?! ¡¿Por qué?!
- Digamos que Sonic eligió por los dos- suspiró- Cuando te fuiste de Mobotrópolis él al principio se lo tomó como una broma; pero al ver que pasaban los meses y no regresabas decidió salir a buscarte por su cuenta. Le pedí que no se fuera, que era elección tuya y que eras mayor para saber lo que querías hacer con tu vida. Sin embargo, parecía estar decidido a encontrarte costase lo que costase. Le dije que si se marchaba me perdería porque estaría claro a quién prefería de las dos.
- ¿Y qué hizo?
- Me miró con una sonrisa en los labios, me dio un beso y me deseó suerte. Supongo que nunca se sabe lo que se tiene hasta que no se pierde.

Aquello debía ser una broma de mal gusto, pues simplemente no se podía creer que la hubiese elegido a ella cuando siempre la rehuía.

- Yo...- dijo sudorosa- tengo que irme, Sally.
- ¿Por qué? ¿Tan pronto?
- Tenía que hablar con Shamal para programar los próximos conciertos y ya se me está haciendo tarde. Lo siento, Sally.
- No te preocupes, lo comprendo.

Ambas se despidieron, y Amy fue recogida a la salida por el coche que la estaba esperando en la puerta. Durante el camino, no podía dejar de darle vueltas y más vueltas a lo que acababa de confesarle Sally. ¿Y si aquello era verdad? ¿Y si finalmente podía tener una oportunidad para romper su contrato con Shamal y ser libre de nuevo?

Mientras, en la casa de Amy, Shamal estaba revisando con unos cuantos productores las últimas letras para el nuevo disco de su flamante estrella cuando sintió que alguien llamaba a la puerta. Cuando una de sus secretarias fue a abrir, Sonic y Tails entraron de golpe y sorprendieron a todos los que estaban presentes en la sala. Sonic miró directamente al chacal y lo retó con la mirada.

- Me encantaría tener unas palabras con usted, amigo- dijo Sonic dirigiéndose a Shamal que en ese momento sujetaba unos papeles en sus manos.
- Muy bien- contestó serio- ¿Nos pueden dejar solos para que podamos hablar mi "amigo" y yo?
Nadie protestó y salieron dejando solos a los tres.
- ¿Qué tienen que decirme dos críos como ustedes?- dijo casi divertido.
- ¡Lo sabemos todo!- dijo enfadado Tails- ¡Hemos descubierto por qué tiene tanto éxito Amy!
- Todo el mundo lo sabe, su voz es portentosa.
- ¡Eso no se lo cree ni usted!- dijo Sonic reteniéndose las ganas de golpearlo- ¡Está manipulando a la gente para que crean que la aman con pasión, pero es todo una burda mentira! ¡Descubrimos que las maquetas están siendo manipuladas por microondas que afectan al comportamiento de la gente!

Shamal se quedó estático y sudoroso en el sitio. Sin embargo, empezó a reírse a carcajada limpia ante la cara atónita de los dos chicos que no comprendían de qué demonios se podía estar riendo.

- ¡Bravo!- aplaudió- ¿Y creéis que os harán caso las autoridades?
- Tenemos pruebas suficientes- contestó Tails orgulloso- He conseguido aislar esos ultrasonidos.
- Muy bien- dijo serio- ¿Cuánto pedís por vuestro silencio?
Shamal sacó una chequera y una pluma ante las miradas serias de los chicos.
- No queremos su sucio dinero- dijo Sonic- Queremos que nos devuelva a nuestra amiga.
- ¿A Amy?- dijo sorprendido- Lo siento, pero eso me es técnicamente imposible.
- ¿Por qué?
- Tiene un contrato firmado conmigo y no puede ser roto a menos que cumpla con la cláusula de recisión.
- ¿Y cuál es?- preguntó curioso el erizo.
- ¿Por qué no se lo preguntas directamente a ella?- dijo sonriente- Si está dispuesta a dejar la vida de lujos que tiene, seguro que estará dispuesta a decirte cuál es.
- Por supuesto que lo haré- dijo Sonic- Estoy convencido de que ella no es feliz con esa vida que lleva ahora. No es la misma chica que conocí hace tiempo, y todo por su culpa.
- Sólo le di lo que más deseaba- dijo serio volviéndose- Ahora, si me disculpáis, debo seguir con la reunión que tenía pues estoy seguro que muy pronto me marcharé de aquí con vuestra amiga.

Sonic apretó los puños con fuerza y Tails sólo se quedó callado mientras lo veían salir por la puerta.

No pasó mucho tiempo cuando el coche de Amy llegó finalmente a la casa y vio la luz encendida desde fuera. Ésta suspiró pesadamente y se dirigió hacia la puerta de su casa para abrirla. Cuando entró en el salón se quedó de piedra al ver que no era Shamal quien la esperaba, sino Sonic y Tails.

- ¿Qué están haciendo ustedes aquí?- preguntó inquisitiva- ¿Dónde está Shamal?
- ¿De verdad te importa tanto donde vaya ese tipo, Amy?- dijo Sonic enfadado- Escucha, te ha estado utilizando.
- ¿Cómo dices?- dijo desconcertada- ¿De qué me hablas, Sonic?
- De que hemos descubierto su juego sucio- dijo Tails con tristeza- Me temo que tengo malas noticias para ti. Shamal ha estado hipnotizando a la gente con ultrasonidos a través de tus canciones, no eras tú quien provocaba esas reacciones en la gente. Amy, todo lo que estás viviendo es una mentira. Nada de lo que te rodea es real, y lo que es peor, es ilegal.
- ¡No les creo!- gritó- ¡Sólo están celosos de mi éxito! ¡Soy una gran estrella!
- No, Amy- dijo Sonic- Shamal nos lo ha confesado todo y si quieres puedes ir a preguntarle. Además, tenemos buenas noticias para ti.
- ¿Cuáles?- dijo con un hilo de voz.
- Dice que te dejará marchar en cuanto nos digas cuál es la cláusula que te puso para romper el contrato.

A Amy no le sostuvieron más las piernas y varias lágrimas cayeron por sus mejillas haciendo que los chicos salieran a su encuentro preocupados. ¿Por qué se había puesto así por la noticia?

- Eso es imposible.
- ¿Qué es lo que tienes que hacer para que te deje marchar?
- No puedo decírtelo- meneó la cabeza- Sonic, mejor que me olvides y me dejéis en paz.

Se levantó un poco temblorosa y salió al jardín para poder tomar el aire fresco de la tarde, el pecho le dolía intensamente. ¿Cómo había podido ser tan cruel Shamal para hacer una cosa así? ¡Lo odiaba!

- Amy, dime que tengo que hacer- dijo Sonic agarrándola de los hombros para que lo mirase.
- ¡No puedes hacer nada!- gritó- ¡No puedo decirlo!
- ¡Dímelo!- gritó enfadado-¡Dime que debo hacer para que te quedes a mi lado!
Amy sintió como el mundo se paraba en ese instante. ¿Había escuchado bien?
- Sólo dime que me amas...-dijo mirándolo con los ojos arrasados en lágrimas.
- ¿Qué?- se ruborizó intensamente éste- ¿Qué has dicho?
- ¡Dímelo! ¡Si me amases con locura Shamal rompería su contrato!
- Yo... ¡¿Ese era vuestro trato?!
- Sí y se acaba de romper, Amy...- dijo Shamal saliendo de entre las sombras- Sabes lo que pasaría si rompías tu promesa.
- Yo- balbuceó- Por favor, no me di cuenta...
- Negocios son negocios, querida- dijo sacando una especie de cerbatana y le apuntó.

Amy sintió un pinchazo en el cuello y se derrumbó entre los brazos de Sonic ante la mirada espantada de éste que no comprendía que estaba pasando.

- ¡¿Qué le has hecho?!- gritó- ¡¿Amy?!
- Nunca lograrás salvar su vida a tiempo- dijo riendo- Acabo de lanzarle uno de estos pequeños dardos envenenados de mi país natal. La cláusula decía que si ella revelaba como romper nuestro trato, moriría. Ya estamos en paz y tú no podrás parar el veneno a tiempo.
- Eso se verá- dijo tomándola en brazos para salir a velocidad supersónica hacia el hospital más próximo.

Cuando llegó, empezó a pedir auxilio a voces y todos vieron con horror como la chica se estaba poniendo cada vez más pálida, si no se daban prisa en administrarle un antídoto moriría en cuestión de minutos. No se podía creer que estuviera allí muriéndose en una sala de espera por saber qué sería de Amy. Nunca se pudo imaginar que sentiría aquella desesperación por verla de nuevo bien, ni siquiera sintió algo así cuando estaba en los Freedom Fighters con Sally y los otros. Ni siquiera cuando más de una vez la ardilla había sido tomada presa por Eggman, jamás había sufrido tanto por alguien alguna vez. Si Amy se llegaba a morir por su culpa nunca se lo perdonaría, preferiría...

- ¿Sonic the Hedgehog?- preguntó uno de los doctores.
- ¡Sí, soy yo!- dijo temblando de miedo- ¿Qué...?
- No se preocupe- dijo tranquilo- Hemos conseguido salvarla in extremis.
- ¿De verdad?- dijo sintiendo las piernas como mantequilla- ¿Puedo verla?
- Si no la altera demasiado, ahora se encuentra débil.
- Gracias- dijo siguiendo al médico hasta la habitación de la eriza.

Sonic entornó la puerta y la vio aún pálida pero con la respiración más acompasada. Tenía puesto un gotero en uno de los brazos y varias máquinas enchufadas para tomarle las constantes vitales. Se acercó lentamente hacia ella y la vio con una mirada distinta. Ahora, Amy parecía más madura que cuando se marchó para buscarse la vida. Nunca antes la había visto así, tan serena y relajada. Ella que siempre era tan alegre y activa lo hacía sentirse agobiado pero, siendo sincero, tenía que reconocer que cuando se marchó la echó muchísimo de menos y ahora lo que sentía por ella era algo que se le escapaba de las manos. No sabía cómo o cuándo había sucedido, pero estaba perdida e irremediablemente enamorado de ella.

Se acercó lentamente hacia ella para mirarla más de cerca y no pudo resistirlo más, tenía que besar aquellos labios que lo invitaban a ser besados. Posó suavemente sus labios contra los de ella y Amy poco a poco fue abriendo los ojos para encontrarse con la cara ruborizada del erizo.

- ¿Me acabas de dar un beso?
- Creo que has tenido un lindo sueño- dijo sonriendo.
- No, eso no ha sido soñado- sonrió también- Tú me acabas de besar.
- Vamos a comprobarlo- dijo besándola con pasión-Tenías razón, no era un sueño.

Las máquinas empezaron a pitar por toda la habitación al subirle las pulsaciones a Amy y varios doctores se presentaron allí alterados, pero ambos se rieron y les comunicaron que no pasaba nada.

- ¿Qué pasó?- dijo ésta- ¿Dónde está Shamal?
- Tails se encargó de que esa rata no se escapara impune y ha sido apresado; así que no volverá a molestar a más chicas nunca más.
- Me alegro- suspiró- Entonces, ¿qué pasa conmigo?
- Pues ya cumpliste tu parte del trato- dijo sonriente- Ahora eres libre para ir donde quieras.
- Pero, ¿y el anillo?- dijo mostrándole su mano- ¿Por qué no se ha roto?
- ¿Por qué? sí es muy bonito- dijo sacándolo de su dedo con facilidad ante la mirada atónita de ésta- Pero, quién sabe, tal vez algún día te regale otro que valga la pena usar el resto de tu vida- le guiñó un ojo.

Amy se lanzó hacia él con todas sus fuerzas para besarlo, haciendo saltar todas las alarmas.

FIN

 Fanart por Duphs

¡Gracias por el regalo!


lunes, 25 de abril de 2016

Minific: Lo que más deseo (Capítulo 4)


 Fanart por Nicky306

CAPÍTULO 4


Aquel lugar le resultaba muy familiar y no sabía por qué pero sonrió feliz y se volvió del otro lado para seguir durmiendo. Sin embargo, abrió un ojo y sonrió ampliamente al reconocer su antigua habitación. Aquella había sido su casa por años y gracias al destino ahora podría estar una temporada feliz, rodeada de sus amigos y pasear nuevamente por las calles de Mobotrópolis; aunque con un poco de esfuerzo por la venda en el pie. Después del susto de la otra noche, ya se encontraba mucho mejor y se levantó para admirar cada una de las estancias de su hogar. Tendría que hacer un poco de limpieza aquí y allí pero, por lo demás, estaba perfecta e incluso le habían enviado flores. Seguramente eran de un admirador o admiradora, que también se dedicaban a mandarle regalos. Sin embargo, las que estaban en el florero encima de la mesa eran sus preferidas. Se acercó a aspirar su aroma y dejó escapar una exclamación de placer al notar la dulce fragancia de las flores silvestres. ¿Quién podría haber pensado que le gustaban tanto?

Antes, siempre que tenía ocasión, se escapaba al campo con su mejor amiga, Cream, para hacer un picnic. Le encantaba poder rodearse de flores en la primavera y tumbarse bajo el sol mientras le calentaba suavemente el cuerpo. No había nada más agradable que comer en el campo rodeada de buenos amigos y risas. Ahora echaba mucho de menos aquellos días y sabía que su deber era ganar más y más dinero para Shamal, ese ser insaciable de poder y fortuna. Si lo hubiese sabido, nunca habría hecho ese trato con él. Ojalá no lo hubiera conocido, pues de todas formas no podía contarle a nadie el secreto de su éxito y jamás dejaría de ser una esclava, a menos que alguien se enamorase de ella de verdad. Pero eso no iba a suceder...

No muy lejos de allí, Sonic no paraba de darle vueltas a la cabeza por lo sucedido la otra noche. ¿Por qué se sintió tan raro al oír cantar a Amy? Era como si de repente no pudiera pensar o actuar por sí mismo; su cuerpo reaccionó de una forma tan extraña... Se llevó la mano a la frente, le estaba empezando a doler la cabeza de tanto pensar en lo mismo una y otra vez. Aquello debía tener una explicación lógica, todos parecían extasiados. Y esas especie de orejeras...

- ¡Ya está!- chasqueó los dedos Sonic.

De repente se le había iluminado la bombillita de la cabeza. Tendría que demostrar que todos estaban siendo manipulados, pero para ello tenía que ir a hablar con Tails inmediatamente. Seguro que el zorro podría echarle una mano, era muy bueno con la tecnología. Salió corriendo disparado a su casa y llamó a la puerta con insistencia.

- ¡Ya va!- gritó del otro lado- ¿Quién llama a estas horas? ¿Sonic?
- ¿Por qué tienes esa bolsa de hielo en el ojo?- preguntó asustado.
- Anoche me metí de lleno en la pelea cuando todos saltaron a por Amy. No pensarás que iba a dejar que la arrollaran, ¿verdad?
- ¡Uf, amigo!- dijo haciendo una mueca al ver el ojo amoratado- Tiene mal aspecto.
- Obvio, el tipo que me golpeó me sacaba tres cuerpos- dijo serio- Pero seguro que no has venido a hablar de mi ojo.
- ¡Ah, no!- contestó sonriendo- Creo que aquí está sucediendo algo extraño y pienso averiguarlo.
- ¿A qué te refieres exactamente?- dijo sin comprender.
- Al hecho de que todos ayer nos volvimos locos al escuchar la voz de Amy- dijo cruzándose de brazos- Es tan raro que todos quisieran saltar al escenario desesperados al oírla cantar.
- ¡Es una gran estrella!- dijo molesto- ¡Lo que pasa es que estás celoso de su éxito!
- De eso nada- lo miró serio- Observé que los guardias y guardaespaldas de los Acorn llevaban todos orejeras. ¿Por qué? ¿Y por qué pasa sólo cuando canta y no cuando habla?
- ¿A dónde quieres llegar?
- Sé que tenías acceso a los equipos de sonido. Bueno, quiero que cojas las mezclas de anoche y analices canción por canción en tu ordenador. Estoy seguro que averiguarás algo interesante.
- Creo que anoche te golpeaste con algo duro, ¿cierto? ¿Cómo voy a robar las mezclas?
- No es robar, es un préstamo- dijo guiñando un ojo- Además, sólo necesitarás un par de ellas para darte cuenta de algo importante. Tengo un presentimiento muy fuerte.
- ¡Vaaale!- suspiró el zorro- Haré lo que pueda.
- Gracias, hermano.
- Y tú de mientras, ¿qué harás?

Sonic sólo sonrió y se despidió de Tails sin decirle ni media palabra. Lo único que le prometió fue volver por la tarde para saber lo que había averiguado.

Amy no podía dejar de reír por lo que le estaba contando su amiga Cream. Había tenido la cortesía de ir a visitarla con su madre, y empezaron a hablar de cosas que le habían sucedido en su ausencia. Se sentía siempre tan a gusto con las dos, eran de verdad sus mejores amigas y siempre la habían tratado muy bien, sobre todo la señora Rabbit.  Cuando llegaron se sintió un poco avergonzada por la forma en la que se había marchado sin despedirse, pero le aseguraron que comprendían sus motivos y que lo importante era que ya estaba de vuelta en su hogar. Lo que ambas no sabían es que, en cuanto se recuperase,  tendría que volver a la vida en carretera y a esos malditos escenarios. Casi no pudo evitar retener las lágrimas en sus ojos y tuvo que levantarse con la excusa de ir a preparar más té. No quería que nadie la viese en ese estado, no quería preocupar a unas buenas personas como Cream y Vanilla. Estaba vertiendo el agua caliente en la tetera cuando miró de soslayo hacia arriba y casi le da un patatús. ¿Qué diantres...?

- ¡Sonic!- exclamó al verlo sentado en el alféizar de la ventana- ¿Qué haces ahí subido?
- Estaba observando "las estrellas".
- Es de día- dijo apoyando una mano en la cintura- ¿Quieres bajar de ahí?

Éste sólo sonrió y saltó dentro de la cocina. Miró alrededor con curiosidad y le quitó la bandeja con el té para sorpresa de Amy. ¿Por qué había venido?

- No deberías hacer tantos esfuerzos con ese pie, así que llevaré la bandeja- saliendo al salón.
- No hace falta- dijo al ver que saludaba a sus invitadas- Quédate a desayunar.
- Gracias- sentándose en el sofá y tomando uno de los bollos que habían traido sus amigas- ¡Qué rico está esto!

Amy miró resignada a Vanilla y a Cream, quienes sonreían ampliamente sin importarles la presencia de Sonic. Ya estaban acostumbradas a sus escasos modales, así que la entendían perfectamente.

- Y, ¿a qué debo el honor de tu visita?- preguntó curiosa- Antes no te acercabas por aquí nunca, parecía como si tuvieras una alergia o algo parecido- dijo despreocupada dando un sorbo al té.
Sonic la miró de reojo y le contestó también con despreocupación.
- Antes no te había echado tanto de menos.
La chica no pudo evitar escupir el té que tenía en la boca y mirarlo con incredulidad. ¿Lo decía en serio o sólo había ido a su casa para reírse de ella? ¿Sería por el embrujo de Shamal?
- Vaya- dijo roja- Es bueno saber que al menos te importo y que seguimos siendo amigos.
- Esto...- dijo apurada Vanilla-  Cream y yo nos tenemos que marchar ya.
- ¿Tan pronto?- dijo Amy mirándola- ¡Si sólo hemos podido hablar una hora!
- Lo sé, querida, pero tenemos que atender el negocio- dijo sonriente- ¿Por qué no se pasan ustedes dos más tarde y los invitamos a tomar algo?
- Gracias- se adelantó Sonic- Adoro sus pasteles- dijo llevándose un trozo a la boca.
- Muchas gracias- contestó Amy acompañándolas hasta la puerta para abrir- Nos veremos más tarde entonces.
- Ya nos contarás- dijo Cream en un susurro antes de que Amy cerrara la puerta a sus espaldas y se apoyase pesadamente en ella. Suspiró largamente y miró hacia donde estaba sentado el erizo en uno de los sillones.
- ¡Al fin solos, mi amor!- le dijo.
Amy se ruborizó intensamente y sintió que el corazón se le iba a salir del pecho. ¿Qué dijo?
- Sabes, no suena tan mal- dijo mirando su sonrojo- Nunca me he planeado el matrimonio o tener a alguien a mi lado, o volver a casa y que alguien me espere. Jamás habíamos estado en tu casa solos, ¿cierto? Las veces que he venido siempre ha sido acompañado por alguno de los chicos.
- ¿Y a qué viene todo esto?- dijo cada vez más roja y nerviosa.
- ¡A nada en particular!- dijo riendo- La verdad es que me estaba divirtiendo fantaseando.
- Pues no tiene gracia- dijo seria- Si Shamal se enterase que estoy a solas contigo...
- ¿Acaso es que estás con él?- preguntó serio- ¿Qué te traes con ese tipo?, parece que es tu novio o algo parecido- dijo aprentando los puños con fuerza- ¿No te estará obligando?
- ¿Obligando?- lo miró desconcertada.
- Y-ya sabes- dijo muy ruborizado- Porque si es así yo...
- ¡CARTERO!- dijo sorprendiéndolos asomado a la ventana del salón- ¡Un paquete para la señorita Amy Rose! ¡Firme aquí y aquí!
- ¿Aquí?- mirando una foto suya- ¡Cómo no!- dijo sonriendo- ¡Gracias!

Ésta miró con curiosidad el paquete y se sentó a desenvolverlo ante la mirada atónita de Sonic quien se había quedado de piedra por la intromisión. Amy se había dedicado a curiosear su regalo sabiendo que todavía estaba con ella. ¿Desde cuándo se había vuelto el mundo al revés?

- ¿Qué es esto?- arrebatándole de las manos una cosa suave, roja y con encajes.
- Parece...- dijo muy ruborizada- ¡Vaya!

Sonic le lanzó a la cara el bonito corsé y salió corriendo hacia el baño. Al momento estuvo de vuelta y Amy se le quedó extrañada mirando por las bolas de papel en su nariz.

- ¿Qué degenerado le envía a una chica esa clase de cosas?- dijo ofendido- ¿Quién te lo envía?
- No tiene nota- dijo encogiéndose de hombros-Y me han mandado cosas mucho peores.
- ¡No quiero preguntar!- dijo mirando el corsé- Aunque tengo que reconocer que es bonito.
- ¿Quieres que me lo pruebe?- dijo riendo- Es una bro... ¡Sonic!
Éste se había desmayado al oír la sugerencia. ¡Lo único que ella quería era gastarle una broma, no matarlo! Jamás pensó que pudiese ser tan tímido.
- ¿Te recuperas ya?- dijo abanicándole con una revista- Lo siento.
- ¿Y por qué no mejor salimos a dar una vuelta?- dijo mareado- ¿Comemos juntos fuera?
- Sí, será mejor salir de aquí- dijo apurada- ¡Iré a por mi bolso!

Sonic había decidido esperarla fuera para poder tomar el aire, se sentía muy agobiado y acalorado por la escenita que dio. ¿Desde cuándo se dedicaba a fantasear con Amy en ropa interior? Seguramente todavía le duraba algo la fiebre del resfriado; aunque ya se sentía casi perfectamente bien. Cuando se volvió a mirarla, le sonrió algo apurado.

- Estoy lista. ¿Nos vamos?- dijo alegre- ¿Qué haces?
Éste se había agachado y la estaba invitando a subirse a su espalda. ¿Iba en serio?
- Sube. Iremos más rápido que andando a tu paso.
- ¡No hace falta!- dijo avergonzada- ¡¿Qué dirá la gente?!
- Nadie nos verá al sitio al que vamos. Confía en mí.
Amy no protestó y se dejó transportar.

Cuando llegaron al lugar donde Sonic planeaba llevarla, se quedó con la boca abierta al ver el maravilloso paisaje campestre. Acababan de llegar a un enorme lago rodeado por bellísimas flores silvestres, e incluso le parecía que eran las mismas del jarrón de aquella misma mañana. Pero, eso no podía ser... Sonic nunca tendría ese detalle con ella. Se volvió y lo vio llegar cargado con una cesta en las manos. ¿De dónde había sacado eso?

- Pensé que te gustaría comer al aire libre para variar- dijo éste- Ahora que eres una gran estrella, seguro que no tienes tiempo para disfrutar de una tarde primaveral como esta en medio del campo.
- No- dijo con tristeza- La verdad es que no.
- ¡No te preocupes!- dijo guiñando un ojo- Hoy podrás...

Un ruido como de motores se escuchó por todo el cielo y ambos miraron hacia arriba sorprendidos. Un helicóptero se había parado justo encima de ellos y una voz sonó alto y claro por la megafonía del aparato.

- ¡Señorita Amy Rose!- dijo su asistente- ¡Al fin la encontramos!
- ¡Oh, no!- dijo abochornada.
- ¿Qué demonios?- preguntó Sonic mirándola.
- Hoy tenía una cita importante con la cadena de radio local, conceder varias entrevistas, audiencia con la señorita Sally Acorn y sus Majestades, y... comida con el señor Shamal.
Amy sólo pudo suspirar y mirar con tristeza a Sonic.

Continuará.

MÚSICA: Open your Heart (Traducción)



Hola a tod@s:

Les traigo un nuevo tema de Crush 40, esta vez del juego Sonic Adventure. Espero que tenga un buen inicio de semana y esto les ayude a recargar las pilas.

Saludos, Rinoa83.





Open your Heart

Thunder, rain and lightning
Danger, water rising
Clamour, sirens wailing
It's such a bad sign
Shadows of dark creatures
Steel clouds floating in the air
People run for shelter
What's gonna happen to us?

All the steps we take,
 all the moves we make
All the pain at stake
I see the chaos for everyone
Who are we? What can we do?
You and I are same in the way
That we have our own styles that we won't change
Yours is filled with evil and mine's not
There is no way I can lose

Can't hold on much longer
But I will never let go
I know it's a one way track
Tell me now how long this'll last
I'm not gonna think this way
Nor will I count on others
Close my eyes and feel it burn
Now I see what I've gotta do
Open your heart, it's gonna be alright

Ancient city blazing
Shadows keep attacking
Little children crying
Confusion, hopeless anger

I don't know what it can be
But you drive me crazy
All your cunning tricks make me sick
You won't have it your own way

Can't hold on much longer
But I will never let go
I know it's a one way track
Tell me now how long this'll last
I'm not gonna think this way
Nor will I count on others
Close my eyes and feel it burn
Now I see what I've gotta do
Open your heart, and you will see

(Instrumental)

If it won't stop
There will be no future for us
Its heart's tied down
By all the hate, gotta set him free

I know it's a one way track
Tell me now how long this'll last
Close my eyes and feel it burn
Now I see what I've gotta do
Gotta open your heart, dude

Can't hold on much longer
But I will never let go
I know it's a one way track
Tell me now how long this'll last
I'm not gonna think this way
Nor will I count on others
Close my eyes and feel it burn
Now I see what I've gotta do
Open your heart, it's gonna be all right

Open your heart...
Open your heart...

Abre tu corazón

Trueno, lluvia y relámpagos
Peligro, agua creciendo
Clamor, aviso de sirenas
Es una muy mala señal
Sombras de criaturas oscuras
Nubes de acero flotando en el aire
La gente corre en busca de refugio
¿Qué va a pasar con nosotros?

Todas las medidas que tomamos
Todos los movimientos que hacemos
Todo el dolor en juego
Veo el caos para todo el mundo
¿Quiénes somos? ¿Qué podemos hacer?
Tú y yo somos iguales en el mismo método
En que tenemos nuestros propios estilos que no vamos a cambiar
El tuyo está lleno de maldad y el mío no
No hay forma de que pueda perder

No puedo detenerlo mucho más tiempo
Pero nunca voy a dejarlo ir
Sé que es una pista de un carril
Dime ahora cuánto tiempo durará
No voy a pensar de ese modo
Tampoco voy a contar con los demás
Cierro mis ojos y siento que quema
Ahora veo lo que tengo que hacer
Abre tu corazón, esto va a estar bien.

Antigua ciudad flameante
Las sombras se mantienen atacando
Los niños pequeños llorando
Confusión, rabia desesperada

No sé lo que puede ser
Pero me vuelves loco
Todos los trucos astutos me ponen enfermo
No lo conseguirás a tu manera

 No puedo detenerlo mucho más tiempo
Pero nunca voy a dejarlo ir
Sé que es una pista de un carril
Dime ahora cuánto tiempo durará
No voy a pensar de ese modo
Tampoco voy a contar con los demás
Cierro mis ojos y siento que quema
Ahora veo lo que tengo que hacer
Abre tu corazón, y lo verás.

(Instrumental)

Si no se detiene
No habrá futuro para nosotros
Su corazón está atado
Por el odio, tiene que liberarlo

Sé que es una pista de un carril
Dime ahora cuánto tiempo durará
Cierro mis ojos y siento que quema
Ahora veo lo que tengo que hacer
Tienes que abrir tu corazón, tío.

No puedo detenerlo mucho más tiempo
Pero nunca voy a dejarlo ir
Sé que es una pista de un carril
Dime ahora cuánto tiempo durará
No voy a pensar de ese modo
Tampoco voy a contar con los demás
Cierro mis ojos y siento que quema
Ahora veo lo que tengo que hacer
Abre tu corazón, esto va a estar bien.

Abre tu corazón...
Abre tu corazón...

domingo, 24 de abril de 2016

Minific: Lo que más deseo (Capítulo 3)


 Fanart Anónimo

CAPÍTULO 3

A pesar de lo que pudiera haber creído en un principio, Sonic se sentía incluso feliz por saber que Amy se encontraba bien y que había conseguido labrarse un futuro como estrella; aunque no entendía por qué precisamente de la canción cuando nunca fue su punto fuerte. Estaba deseoso por oírla cantar alguna vez, pues eso era el misterio de todo. La gente parecía perder la cabeza cada vez que ella abría la boca y no podía aguantarse más las ganas de descubrir a qué se debía todo aquello. Así que fue hasta el estadio de Mobotrópolis donde se celebraría el tan ansiado concierto. Por suerte, Tails estaba trabajando allí con los equipos de luz y sonido. Seguramente podría colarlo para tratar de ver a Amy.

Cuando llegó se quedó admirado por todo el despliegue de personal que la acompañaba. Aquello debía costar millones y, sin embargo, para él seguiría siendo su amiga de siempre. ¿Desde cuándo necesitaba Amy aquel séquito de personas?

Sonic vio de lejos a su amigo y lo llamó a gritos para que se acercara. Cuando lo tuvo lo suficientemente cerca, lo saludó y le pidió poder quedarse con él. Al principio Tails parecía dudar, pero con el poder de convicción que siempre había tenido no hubo problemas para quedarse.

- ¿Y qué tal vas de tu resfriado?- preguntó acoplando unos enchufes a unos amplificadores.
- Algo mejor- dijo llevándose las manos a la nuca- Todavía tengo un poco taponados los oídos, pero voy mejorando por momentos. ¿Qué es todo esto, Tails?
- Es para que se pueda escuchar espectacularmente por todo el estadio- dijo orgulloso- Sería una pena que nadie entendiese lo que está cantando, ¿no crees?
- Claro, supongo- dijo mirando a su alrededor- Por cierto, ¿dónde está la gran estrella?
- ¿Te refieres a Amy?- dijo mirándolo- Seguramente estará en su camerino preparándose o descansando en el hotel. Aún es pronto para los ensayos.
- Vaya, sí que se lo toma con calma- dijo serio- Iré a echar un vistazo por los alrededores para ver todo esto. Siento mucha curiosidad por todo el montaje.
- Sonic... no creo que esté permitido husmear por ahí- dijo preocupado.
- Soy amigo de Sally- dijo guiñándole un ojo- No creo que puedan ni toserme.
- Pero, por favor, no te metas en líos.
- ¿Desde cuándo me meto yo en líos?- se elejó riendo dejando a Tails con una sensación extraña.

Sonic anduvo un rato solo por las instalaciones viendo todos los preparativos para el concierto que se celebraría al día siguiente por la noche. Todos se afanaban como buenas hormiguitas para tener terminado el trabajo a tiempo. Justo cuando se iba a volver junto a Tails, escuchó una voz que le hizo dar un vuelco el corazón. Así que al fin se había dignado a salir de su escondite la gran estrella. Se asomó lentamente por detrás de una de las caravanas y vio que se encontraba junto a su manager y otras cuantas personas más. Por lo que se apreciaba, siempre estaba rodeada de gente y no la dejaban ni un minuto a solas. Bueno, tampoco es que le molestasen mucho para poder hablar con una vieja amiga.

- Después del concierto, la princesa dará una recepción tanto para celebrar su cumpleaños como para agradecerte el detalle de haber acudido a su fiesta. Deberás presentarte allí y tratar de ser amable con sus invitados, especialmetne con la princesa.
- No te preocupes, Shamal- dijo Amy-, estaré encantada de acudir.
- No decías lo mismo hace una semana- dijo serio.
- Lo sé, pero era por...
- ¡Hola, Amy! ¡Hacía bastante que no nos veíamos!

Amy se quedó estática y notó como la sangre se acumulaba en sus mejillas. No podía ser verdad que precisamente él estuviese allí mismo; justo al que menos quería ver en aquellos momentos.

- ¡¿Quién es usted y cómo ha entrado aquí?!- gritó uno de los altos guardaespaldas que la acompañaban tratando de alcanzarlo sin éxito- ¡Quédate quieto!
- Sí, claro- dijo entrecerrando los ojos- ¿Por qué no les dices que somos amigos?
- ¡Oh, Sonic!- dijo avergonzada- ¡Siento tanto la confusión! Está bien, es amigo mío.
- Amy, ¿qué hablamos de tus admiradores?- dijo Shamal serio.
- ¿Quién dice que soy un admirador?- contestó Sonic cruzando los brazos en el pecho- En todo caso la cosa sería justo al revés. Amy es quien va detrás mía.
Los que estaban allí empezaron a reír a carcajadas por lo que acababa de decir el erizo, excepto Amy que se sentía morir de la vergüenza y deseaba que se la tragara la tierra.
- ¡Ven conmigo! Te invito a comer- dijo Amy tirándo de él con fuerza- ¡Solos!
La eriza dejó a todos sorprendidos pero ninguno protestó por su decisión.

Cuando llegaron al catering, cogieron algo para poder almorzar y se sentaron a una mesa. Todos a su alrededor se preguntaban quién sería aquel chico misterioso pero, sobre todo, por qué Amy parecía tan alterada hablando con él.

- ¡No vuelvas a hacer una cosa así!- dijo casi a gritos- ¡Las cosas no son como antes!
- ¿A qué te refieres?- dijo pegándole un bocado a su perrito- Sólo dije la verdad.
- Ya te he dicho que eso era antes, ahora he cambiado.
Sonic la miró de arriba abajo y tuvo que admitir que en cierta forma sí que había cambiado.
- Me gusta tu nuevo look- dijo alegre- Sabía que debajo de esos vestidos anchos había una hermosa figura de mujer.
- ¡¿Qué?!- dijo roja- ¡No me estaba refiriendo a mi físico, idiota!
- Pues no creo que haya sido por tu personalidad porque, para mí, sigues gritando igual que siempre.
- ¡Yo no grito!- dijo tapándose la boca y mirando alrededor- Y si lo hago es porque me sacas de mis casillas. ¿Por qué siempre tienes que ser tan borde conmigo?
- ¿Qué?- dijo mirándola sorprendido.
- Nunca me has tenido tanto aprecio como a Tails y Knuckles... por no hablar de Sally- dijo triste.
- Eso no es verdad- dijo mirando hacia otro lado- Aunque no lo creas siempre me he preocupado por ti y sé que a veces me he comportado como un verdadero idiota contigo, pero eso no quiere decir que no te aprecie. Me dolió que te marcharas sin despedirte de nosotros... incluso decidí ir a buscarte.
- ¿Por qué?- preguntó casi sin poder creer lo que estaba oyendo.
- Por favor, no me hagas decir lo que realmente pienso de ti- dijo avergonzado.
- ¿Y qué es lo que piensas?
La miró a los ojos y sintió que se le encogía el estómago. Era la primera vez que se sentaban a hablar tranquilamente por una vez en su vida, debía aprovechar la ocasión.

- Es que tú a mi me...
- ¡Amy!- dijo una asistente- ¡Es hora de los ensayos!
- ¡Es verdad!- dijo mirando su reloj- ¡Lo siento mucho!
- Amy...
- Espero que me perdones y podamos vernos en alguna otra ocasión. Supongo que lo más próximo será en la recepción de Sally. Acudirás como su pareja, ¿no?
- Creo que sí que iré- dijo serio-, pero...
- Me alegro mucho de volver a verte tan bien; aunque te noto la voz un poco tomada. Cuídate ese resfriado.
- Gracias.

Sonic vio con asombro como Amy se alejaba sin ni siquiera darle la oportunidad de explicarle los motivos por los que estuvo ausente tanto tiempo. Sí que era verdad que la eriza había cambiado radicalmente, pues antes hubiera hecho lo que sea para estar con él. Se levantó lentamente de su asiento para irse cuando se encontró cara a cara con el manager de ésta.

- ¿Has terminado ya con este juego tuyo?
- ¿Cómo dice?- preguntó Sonic- ¿A qué juego se refiere?
- Vamos, yo sé que eres más listo de lo que aparentas. Intentas ganarte su amor pero ella nunca te va a corresponder porque tenemos un contrato- sonrió- No eres el único que se ha acercado hasta ella para tratar de conquistarla.
- No sé de qué me está hablando- dijo ruborizado- Ambos siempre hemos sido buenos amigos y...
- Sí, sí, sí... ahórrate el discurso- dijo acercándose hasta él- Sólo te advierto que si llegas a atraverte a molestarla más, te demandaré por acoso.
- No se moleste por mí- dijo Sonic alejándose- Nunca he acosado a nadie en mi vida.
- Por tu bien, espero que eso siga siendo así- dijo Shamal mirándolo con rencor.

Aquel día, Sonic no volvió a saber más nada de Amy. La actitud de su representante lo había dejado un poco disgustado y no quiso volver para terminar la conversación con ella. De todas formas, ya tendría ocasión de acorralarla en la fiesta y estaba seguro que allí no podría escaparse de su interrogatorio. ¿A qué se refería ese tipo con un contrato? ¿Por qué tanto interés en alejarlo de ella? ¿Estaría abusando de Amy sin que nadie se enterase? Esto hacia que le hirviera la sangre en las venas, pero no podía ponerse en evidencia delante de todos. Si trataba de hacerle algo a su amiga, lo pagaría muy caro, se lo juraba como Sonic que se llamaba. Iba andando por la calle en estos pensamientos cuando, de pronto, sintió que alguien lo llamaba por la espalda.

- ¡Sonic! Te llevo llamando desde hace un buen rato- dijo alegremente- ¿En qué andabas pensando?
- En nada importante, Sal- dijo serio- Lo siento, ¿llevas mucho tiempo haciéndolo?
- No- lo miró extrañada- Además, sólo quería invitarte a mi fiesta de mañana y que... bueno, si me hicieras el honor de acompañarme al concierto- dijo pestañeando coqueta- Me harías muy feliz.
- Pensaba sacar la entrada para ir con los chicos; aunque siendo tu cumpleaños claro que acepto.
- ¡Genial!, porque nos sentaremos en el palco de honor y podremos ver la actuación desde mucho más cerca que el resto de personas.
- ¿En serio? ¡Suena genial!
- Entonces te veo mañana a las siete de la tarde para el concierto. Ahora tengo que irme para seguir con los preparativos y quiero ir con mi madre a comprar un vestido para la fiesta. ¡Estoy deseando que bailemos juntos!
- Sally, yo... - dijo éste pero ya había salido corriendo dejándolo pensativo.

No le hacía demasiada ilusión tener que bailar lento delante de todo el mundo, le daba muchísima vergüenza tener que agarrar una chica de la cintura si no era para salvarla de algún peligro. En fin, no le quedaría más remedio que plegarse por una vez a lo que le pedía por ser su aniversario.

Al día siguiente amaneció como el día anterior, lleno de entusiasmo y júbilo por las calles. Por una parte se celebraba el cumpleaños de la princesa Sally pero, por otro, esa misma noche darían el concierto en honor de ésta y ya estaban todos deseosos de ver a Amy en directo. Sonic suspiró pesadamente y no tuvo más remedio que salir de la cama, pues ya era incapaz de volverse a dormir- Ojalá todo aquello pasase rápido- pensó para sus adentros, cansado de tanto griterío.

- ¡Hola, Sonic!- dijo Tails asomándose por la ventana de su habitación- ¿Vienes por las entradas?
- No, amigo, al final Sally me pidió que fuese con ella y vamos a sentarnos en el palco de honor. Ya sabes que no puedo negarle nada. Son ya muchos años de buena amistad y menos hacerle un feo el día de su cumpleaños.
- Lo sé- dijo éste- Es una pena que no podamos estar juntos después de tantos meses de ausencia. Pero después en la fiesta tenemos que reunirnos todos para comentar el concierto.
- Claro, Tails- dijo sonriéndole- Nos vemos más tarde.
- ¡Adiós!

Sonic se quedó pensativo y miró por la ventana donde había estado el zorro. La verdad es que hubiese deseado acompañarlo a él y a Knuckles para no tener que sentirse tan incómodo sentado al lado del rey Acorn, su esposa y su hijo. La verdad es que no le gustaba mucho tener que hablar con la familia de Sally, pues eran un poco estirados. Seguramente sus amigos saltarían y gritarían al ritmo de las canciones mientras él permanecía sentado guardando las formas como siempre le había dicho su amiga. Ser de la realeza debía ser realmente duro.

Las horas avanzaban en el reloj más deprisa de lo que se hubiera imaginado y sin darse apenas cuenta, ya era la hora de ser recogido por Sally. La chica lo había llamado para que estuviese listo, pues irían en el coche de los Acorn para que fuesen conducidos directamente a sus respectivos asientos. Aquello había sido lo peor de todo, tener que presentarse delante de todos los demás vecinos como si fuese el novio de Sally. La gente se había quedado murmurando a sus espaldas y le estaba subiendo un intenso calor a la cara al ver que miraban directo a él.

- Estos serán sus asientos, sus majestades- les indicó la asistente de Amy.
- Vamos, Sonic- dijo Sally tirando de su brazo- Tú te sentarás cerca de mí.
- Vale- dijo éste mirando a su alrededor y viendo cómo la gente ya estaba al pie del escenario con pancartas y vitoreando el nombre de la eriza. Se quedó asombrado al ver a todo el pueblo allí congregado. Si Eggman supiera que estaban en ese momento reunidos, hubiera sido la ocasión perfecta para acabar con todos ellos. No faltaba nadie, pensaba Sonic.
- ¡Ya va a empezar!

Las luces se apagaron y varios focos empezaron a girar sobre la pista con multitud de colores a los primeros compases de la música. Todos empezaron a gritar entusiasmados cuando vieron la silueta de la cantante recortada por la luz de los focos y, entonces, empezó el espectáculo.

Jamás había escuchado una canción tan pegadiza como aquella pero, fue la primera vez que se quedó sin aliento al ver a Amy Rose vestida de aquella manera tan sensual. Llevaba puesta una minifalda negra, un top ajustado de color violeta con lentejuelas, botas altas de tacón de cuero y medias de rejilla. El contoneo de sus caderas al compás de la música era hipnotizante, pero más al oír su voz por primera vez cantar. No sabía por qué pero tenía la necesidad imperiosa de saltar desde el palco y llevársela muy lejos de allí, sólo para él. Sin darse cuenta, se puso en pie y fue a saltar cuando, de pronto, se quedó enganchado de la correa de sus zapatillas y fue a parar de cabeza unos pocos metros más abajo. Se llevó las manos a la cabeza por el intenso dolor y se sintió como si despertase de un extraño sueño. Miró desconcertado para todos lados sin comprender qué hacía allí y no al lado de Sally. Vio con sorpresa como cientos de guardias empujaban a la multitud enloquecida para evitar que subiesen al escenario, y lo mismo sucedía con el príncipe Elías que era retenido por los guardaespaldas de la familia real. ¿Qué diantres estaba pasando allí? 

Sentía un enorme pitido en los oídos por el golpe y entonces se fijó por instinto. Los guardias llevaban puesto una especie de auriculares- ¡Qué extraño!- pensó Sonic al verlos. Se acercó a gran velocidad y le arrebató unos a uno de los guardias. Lo que sucedió a continuación lo dejó perplejo, ¡aquel tipo se estaba lanzando directamente a por Amy mientras el resto de compañeros intentaban detenerlo! Entonces, ¿quién retenía a las masas? Sonic vio con horror como una marea de personas se lanzaba por la chica y tuvo que actuar rápidamente si no quería terminar sepultada por toda aquella gente.

- ¡AMY! ¡AMY!- gritó desesperado apartando a los demás de su camino.
- ¡Sonic! ¡Ayúdame!- gritó sin poder casi respirar por los tirones y golpes.
- ¡Déjenla tranquila!- dijo golpeando a todo el que se ponía por delante hasta poder alcanzarla- ¡Amy!
- ¡Sácame de aquí!- dijo llorosa- ¡Por favor!
- ¡No te asustes!- dijo agarrándola con fuerza- ¡Te tengo!

Ambos saltaron lejos de la muchedumbre que se agolpaba a sus pies y veían espantados como empezaba una batalla campal entre sus fans y la policía de Mobotrópolis. Obviamente el concierto se anuló y a Amy se la tuvieron que llevar como a muchos otros al hospital para revisarle las diversas heridas. La chica estaba conmocionada y además le habían lastimado un tobillo haciéndole un pequeño esguince que la dejaría fuera de los escenarios por un par de semanas. Aquello no le gustó para nada a su representante quien fue a hablar con los organizadores del evento inmediatamente.

- Amy, ¿te encuentras mejor?- preguntó preocupado Sonic.
- Ahora estoy mucho mejor, gracias a ti- dijo sonriéndole- Aunque temo la reacción de Shamal.
- Ese tipo...-dijo mirando para otro lado- ¿Qué se propone contigo?
- Sólo ganar dinero a costa mía- dijo con un aire triste- No te debes preocupar por mí.
- Claro que sí- dijo mirándola fijamente-Amy, tú siempre...
- ¡Amy!- gritó Shamal- ¡Gracias al cielo que estás bien!
- Bueno, casi, los doctores dijeron que no podría actuar por unos cuantos días.
- Lo sé, mi princesa- dijo con aire fastidiado- De todas formas te mereces unas vacaciones e iremos juntos a donde tú más quieras.

Amy se quedó pensativa por un momento y miró dentro de su corazón. Lo que más deseaba ella era quedarse justamente allí con sus amigos. Y, sobre todo, al lado de Sonic.

- ¡Entonces, nos quedaremos aquí hasta que me recupere completamente! ¡Quiero quedarme en mi casa!
- ¡¿Qué?!- gritó éste- Si ese es tu deseo...

Continuará.

Minific: Lo que más deseo (Capítulo 2)


Fanart Anónimo


CAPÍTULO 2


Las primeras luces de la mañana empezaban a entrar lentamente en la silenciosa habitación de Amy quien permanecía dormida aún. Al sentir la claridad abrió poco a poco los ojos para comprobar en el reloj de la mesita de noche que eran casi las 7 de la mañana. Se giró sobre sí misma y trató de volver a dormirse, cuando dio un gran salto de la cama para lanzarse corriendo hacia el baño para asearse. Aquella era la segunda vez que se quedaba dormida, una vez más y la echarían del trabajo que tanto le costó encontrar.

Llegar a una ciudad desconocida y sin conocer a nadie era todo un reto para cualquiera, pero sobre todo para ella quien siempre había dependido de los demás; aún más de Sonic quien siempre la había estado sacando de todos sus líos. Ahora se había vuelto una chica independiente y madura... o casi. La verdad era que se llevaba bastante tiempo levantada por las noches, ya que le costaba dormir pensando en qué estarían haciendo sus amigos, cómo les iría y si la echaban tanto de menos como ella lo hacía. Pero no se podía engañar, si se fue de Mobotrópolis era precisamente porque sus amigos pasaban un poco de ella, así que no esperaba que la vinieran a buscar.

Corrió a buscar algo de ropa aún con las púas empapadas y dejando un gran reguero de gotitas hasta su habitación. Cogió de sus cajones lo primero que pilló, unos tejanos y una sudadera de color amarillo claro; se puso unas botas nuevas de color camel y se las abrochó con prisas. Miró el reloj con nerviosismo y comprobó que ya no le daría tiempo a desayunar. En fin, siempre podría coger algo del trabajo.

Cuando llegó a la cafetería donde trabajaba, llegó casi exhausta y jadeante por la carrera. Sus nuevas compañeras la miraron divertidas, pero con respecto a la mirada que le echó su jefe... Al menos había llegado a su hora. No tuvo más remedio que hacer de tripas corazón y aguantarse el hambre hasta la hora de su descanso.

- Se te han vuelto a pegar las sábanas, ¿eh?- le dijo una de sus compañeras- Si sigues así no vas a durar mucho en este empleo.
- Lo sé- dijo al tiempo que devoraba literalmente un sándwich- Es difícil acostumbrarse a los horarios de la ciudad. Nunca antes había trabajado y todo esto es nuevo para mí.
- ¿Cómo es que te viniste a vivir aquí? Siendo una chica de pueblo debió ser una decisión dura. ¿Por qué abandonar todo lo que conocías y la vida tan cómoda que llevabas por esto?
Amy dejó de comer y bajó la cabeza.
- ¡Vaya, chica! ¡No hace falta que me cuentes nada si no quieres!
- No te preocupes- dijo Amy sonriente- Después de dos meses lejos de casa ya no me importa; es sólo que... es verdad que echo de menos algunas cosas. Me vine aquí precisamente para cambiar de aires, quería hacer algo por mí misma sin depender de los demás y demostrarle al mundo que Amy Rose es una chica fuerte. Sé que ahora lo estoy pasando mal, pero a la larga me alegraré de olvidarme de mi vida anterior. Y cuando regrese, nadie me reconocerá porque habré cambiado tanto que todos se quedarán admirados con el cambio.
- Vaya, parece que lo tienes todo bien planeado- dijo apurada la chica- Espero que tengas suerte y puedas realizar tus sueños.
- Gracias- dijo ruborizada- ¡Creo que ya se terminó el descanso!
- ¡Sí! Será mejor que volvamos al trabajo.

Amy vio como la chica se dirigía al interior de la cafetería y no pudo evitar lanzar un largo suspiro. Había quedado como una completa idiota. ¿A quién pretendía engañar con esa sarta de mentiras? lo único que había conseguido hasta ahora era un trabajo de mala muerte en una triste cafetería, vivía en un apartamento minúsculo casi en el extrarradio de la ciudad con lo que tenía que madrugar más que ninguna y para colmo casi estaba con un pie fuera del trabajo por llegar tarde. Su vida era un completo desastre. Nunca podría igualarse a la vida lujosa y despreocupada de la princesa Sally. Sin proponérselo siempre sería admirada por todos sus súbditos, mientras que ella...

- ¡Qué rabia!-dijo golpeando el suelo con enfado haciendo que varios clientes la miraran asombrados- ¡Lo siento! ¡Disculpen!
- ¡Cuánta pasión!- dijo un tipo que estaba sentado en una de las mesas justo a su lado- ¿Siempre es así de expresiva delante de todo el mundo?
- ¡Cuánto lo lamento!- dijo ruborizada- Yo...
- No te preocupes- dijo sonriendo misterioso- No me ha molestado en absoluto, de hecho, estoy impresionado.
- ¿De verdad? ¡Vaya! ¡No sé qué decir!
- Podrías empezar diciéndome tu nombre- dijo sin apartar la vista de ella.
- No se nos tiene permitido dar datos personales, señor.
- Es una lástima, Amy Rose, porque sé lo que tu corazón realmente anhela.
- ¡¿Cómo sabe mi nombre?!- dijo ahogando un grito de asombro- ¿Qué sabe de mí?

El tipo cruzó las manos debajo de su mentón y la miró con los ojos entrecerrados, le sonrió ladeadamente y le pidió que tomara asiento frente a él. Amy ni siquiera se dio cuenta de cuándo había dejado la bandeja sobre la mesa y había hecho exactamente lo que aquel individuo le pedía.

- Mi nombre es Shamal- dijo tranquilamente- Provengo de una tribu de las vastas tierras de Mazuri. Mi familia se ha dedicado por generaciones a la hechicería y la adivinación.
- ¡A mí también me encanta la adivinación!
- Entonces tenemos muchas cosas en común- dijo el tipo con aspecto de chacal- Sé que no has sido sincera con esa chica, así que... Dime, Amy, ¿qué es lo que realmente deseas?
- Lo que más desearía es que todos me admirasen y que me apreciaran- dijo apretando los puños- Me gustaría ser tan famosa como... Y que él... ¡Pero eso no va a suceder nunca!
- Así que lo que más deseas es que todos te amen, ¿no es así? ¡Ser alguien importante! ¡Incluso por encima de esa chica que tanto te molesta!
- ¡Exacto!- dijo seria- ¡Daría lo que fuera por ganarle!
- ¿Lo que sea?- preguntó con un brillo misterioso en los ojos- ¿Y si te dijera que puedo hacer tus sueños realidad? ¿Y que tengo la solución en la palma de mi mano?
Amy contuvo la respiración y lo miró con incredulidad. ¿De verdad estaba hablando en serio?
- ¿Te gustaría ser una estrella de la canción? ¿Ser la nueva cantante de moda?
- ¡Yo no sé cantar! ¡Mi voz ni siquiera es bonita, sino más bien irritante!
- Tienes un gran sentido del humor y eso me gusta- dijo riendo- Pero no debes preocuparte por ese pequeño detalle porque yo haré que triunfes, Amy. Sólo tendrías que firmar un contrato que me haría tu manager y tendría algunos pequeños derechos más sin importancia.
- ¿Sólo eso?- dijo dudosa- ¿Ser mi representante?
- Exacto- dijo sacando un papel de su traje- Sólo debes firmar aquí y yo me encargaré del resto.

Amy echó un vistazo al papel y no pudo entender nada al estar en una lengua extraña para ella. Lo miró dudosa pero, ¿qué podía perder por intentar llegar más lejos que siendo una simple camarera? Tomó la pluma que le ofrecía Shamal y firmó sin vacilaciones. La cara del chacal se iluminó de alegría al ver estampada la firma de la eriza en el papel. Acto seguido, sacó un extraño anillo y se lo ofreció a Amy para que se lo pusiera en el dedo. Cuando ésta lo hizo, sintió como si el anillo hubiese encogido hasta encajarse alrededor del dedo anular. Se asustó al ver que no era imaginaciones suyas, ya no se lo podía sacar.

- No puedes romper nuestro pacto, Amy- dijo tranquilo- Ahora hablemos del pago.
- ¿Pago?- preguntó asustada.
- Obviamente, todo tiene un precio- dijo serio- Nadie da nada sin esperar algo a cambio.
- Pero... yo creí...
- No temas, es algo que puedes ofrecerme sin esfuerzo.
- ¿Y qué es?
- Serás mi esclava. Ganarás fama y fortuna como siempre deseaste y yo me quedaré una buena parte de los ingresos. Verás, acabas de firmar por un alto precio, la fama lo es; así que el precio debe ser igual de elevado. Amy Rose, acabas de ofrecerme tu alma.
- ¡¿Qué?!- dijo con las lágrimas saltadas- ¡Pero no lo sabía! ¡Todo eso es un disparate!
- ¿Eso crees?- dijo serio- Atrévete a confesarle a alguien nuestro trato y morirás en el acto. Muchas antes que tú lo intentaron romper y todas acabaron mal. Algunas no aguantaron la presión y terminaron ellas mismas con su vida- suspiró- Es difícil encontrar chicas tan desesperadas por aferrarse a sus sueños como tú, Amy.
- No puede ser verdad- dijo llorando- Pero, ¡debe haber alguna cláusula que lo rescinda!
- Bueno, sí, pero es tan difícil que eso llegue a suceder- dijo riendo- ¡No tienes ninguna posibilidad!
- ¡¿Cuál es?!  ¡Por favor!
- La única manera de librarte del contrato es que alguien se enamore desesperadamente de ti por ser tú misma y no la gran estrella en la que te vas a convertir. Aunque ya te he dicho que eso jamás llegará a suceder, porque si le confiesas a alguien nuestro pequeño secreto...
- Moriré.

**************

Varios meses después.

A lo lejos pudo atisbar por fin la ciudad de Mobotrópolis. ¡Cómo habría deseado volver a casa mucho antes para poder descansar! Se sentía bastante mareado y exhausto, lo único que deseaba era meterse en la cama por unos cuantos meses para recuperarse del enorme resfriado que le aquejaba. El duro entrenamiento al que se había sometido en las lejanas tierras de Holoska le había pasado factura. Ahora que por fin había regresado, se alegraba de veras de tener algo de paz y de tranquilidad; aunque la gente parecía más alborotada que de costumbre.

- ¿Qué es lo que pasa aquí?- se preguntó en voz alta al ver a la gente hablando animada.
- ¡Hey, Sonic!- dijo Tails corriendo hacia él- ¡Qué bien que hayas llegado justo a tiempo!
- ¡Hola, Tails!- contestó- ¿A tiempo para qué?
- ¡¿Es que no lo sabes?! ¡Debes ser el único en Mobius que no se ha enterado de la gran noticia!
- Acabo de regresar de mis viajes; pero seguro que de todas formas me lo vas a contar.
Tails parecía más entusiasmado que de costumbre y esto estaba sacando de quicio a Sonic.
- ¡Ella vuelve!- dijo casi histérico- ¡Va a venir a la villa!
- ¿Quién?- suspiró- Y no grites tanto que tengo taponados los oídos y me molestan.
- ¡Amy Rose! ¡Amy va a venir aquí!

Sonic se quedó en shock al oír su nombre. Apenas había pensado en ella en los últimos meses, pues lo daba ya todo por perdido. Aún recordaba aquella fría mañana cuando fueron a su casa y Amy ya los había dejado sin decir adiós. ¿Así que ella regresaba? Ya sabía que no podía permanecer fuera por mucho más tiempo.

- Te lo dije- dijo restándole importancia- Sabía que tarde o temprano volvería con la cola entre las piernas. No puede estar lejos de sus amigos...
- ¡¿Qué estás diciendo?!- dijo ofendido Tails- ¡Estás hablando de Amy Rose!
- ¡Pues claro!- dijo sin saber de qué hablaba su amigo.

Tails rodó los ojos exasperado y agarró con fuerza a Sonic del brazo para llevarlo hasta un enorme cartel en el que se veía la foto deslumbrante de la chica y en letras grandes decía: ¡La nueva sensación Pop! ¡En concierto! Casi le da un ataque de tos a Sonic al ver semejante disparate.

- ¿Esto es una broma?- dijo conteniendo la risa- ¿Amy una estrella?
- Se ha convertido en una gran estrella y, gracias a Sally, Amy dará un gran concierto en su honor. Sabes que es su cumpleaños y estaba deseosa que cantase en él. Al principio su agente decía que ella se negaba a venir, pero la princesa insistió tanto que al final aceptaron. ¡¿No es maravilloso?!
- ¿Supongo?- dijo apurado.
- Imagino que aún no la has escuchado cantar, ¿cierto?
- Exacto- dijo cansado- Y por el momento me niego a hacerlo; vengo muy cansado y lo único que quiero es dormir.
- Supongo que ya tendrás tiempo de escucharla en la radio o en su concierto. Seguro que Sally te invita a ir con ella.
- Será genial- dijo con desgana-; aunque ya te he dicho que apenas te puedo escuchar bien. Me he resfriado durante mi estancia en Holoska. Ya hablaremos otro día, amigo.
- Entonces será mejor que reposes para cuando llegue el gran día. ¡Ah!, es mañana cuando llegará al pueblo y preparará la coreografía aquí. ¡Y yo voy a poder ayudar en el montaje del escenario! ¡¿No es fantástico?!
- Lo que tú digas.

Aquello ya era demasiado extraño para Sonic y sólo se dio media vuelta para no tener que aguantar más las histerias del zorro que parecía extasiado por la llegada de la eriza. Pero mirase donde mirase se repetían las mismas muestras de entuasiasmo exagerado tanto en hombres como en mujeres, niños y niñas de todas las edades. ¿Qué estaba pasando allí?

Se quedó mirando uno de los carteles al pasar por delante de él. No sabía por qué pero veía a esa Amy muy distinta de la que conoció, como si se la hubiesen cambiado. Parecía derrochar glamour y sensualidad en el póster, pero sus ojos... parecían apagados. Aquellos ojos verdes que tantas veces había contemplado en el pasado y ahora lo miraban fijamente. Se sintió ruborizar al darse cuenta que se había quedado pasmado mirándola en medio de la calle abarrotada de gente. Era mejor volver a su casa y acostarse porque estaba empezando a fantasear despierto. Seguramente le estaba subiendo la fiebre, eso debía ser.

Sonic se despertó al día siguiente con el barullo que estaba formando la gente fuera en las calles. ¿Es que no se daban cuenta de que se encontraba muy cansado y lo que quería era un poco de paz? Pero ahora que se acordaba, aquel era el día en el que llegaría Amy. La verdad es que sentía mucha curiosidad por ver qué tan popular se había vuelto su amiga. Así que se levantó y se aseó un poco antes de salir a reunirse al centro del pueblo para recibirla con todos los demás habitantes.

Y, por fin, cuando llegó, todos empezaron a aclamarla ante el asombro del erizo que no podía ver absolutamente nada con la marabunta de gente que se había agolpado alrededor del coche de la chica. Apenas se podía atisbar algo entre el mar de brazos levantados para saludar a la gran estrella. Sólo logró verla de refilón unos instantes y algo en él le impulsó a querer gritar su nombre para que supierta que estaba allí; pero era obvio que con aquel clamor no lograría jamás escucharlo. Sin embargo, tomó aire en los pulmones y gritó su nombre haciendo que la chica se volviese un instante para después seguir andando por la calle escoltada por sus guardaespaldas y su manager.

- ¿Sucede algo, mi rosa?- dijo éste preocupado.
- No. Me pareció que alguien me llamaba- dijo pensativa.
- ¡Todo el mundo te aclama! ¡Claro que corean tu nombre!
- Sí, pero... esa voz...- dijo ruborizada. Estaba casi segura que era la de Sonic.

Por su parte, éste se había quedado atrás con sus amigos para reunirse en la cafetería y comentar la llegada de su antigua amiga. Todos coincidían en lo maravillosa que era su voz, en lo bonita que estaba ahora y lo importante que había llegado a ser. Sin embargo, lo único que había notado Sonic era que sonreía forzada y que no se separaba un instante de su representante. No sabía por qué pero no le terminaba de gustar. Tendría que hablar con ella personalmente y no pasaría mucho tiempo antes de hacerlo.

Continuará.